• Home »
  • Chaco »
  • Barbaro pidió esforzarse «por ser generosos, gente de paz y no de discordia»

Barbaro pidió esforzarse «por ser generosos, gente de paz y no de discordia»

Sáenz Peña. La ciudad de Sáenz Peña vivió hoy su Fiesta Patronal en honor a San Roque, con distintas actividades programadas para rendir culto al santo.

Diferentes actividades fueron organizadas a lo largo de la semana en honor a San Roque, para concluir en la jornada de hoy con la bendición de vehículos para transportar enfermos, una misa por los enfermos y posterior té de los abuelos, una bicicleteada, misa de los promeseros, y la tradicional bendición de perros. La jornada festiva finalizó con una procesión por las calles de la ciudad y santa Misa celebrada por Monseñor Hugo Barbaro.

PROCESIÓN Y MISA

Participaron de la procesión y posterior misa funcionarios municipales encabezados por el secretario de Gobierno Bruno Cipolini y el subsecretario de Gobierno Juan Carlos Genero, el presidente del Concejo Municipal Pedro Egea, el concejal Horacio Maglio, autoridades policiales y de seguridad, entre otras autoridades.

En su homilía el Obispo de la ciudad termal, Hugo Barbaro recordó parte de la vida de San Roque señalando que “cuando se ama se está dispuesto al sufrimiento, como nos enseña San Roque, porque los egoístas no saben amar y no son felices. San Roque amaba mucho y no le importaba contagiarse de la peste, sufrió bastante por esa enfermedad, pero por gracia de Dios se recuperó y cuando volvió a su pueblo confundido con otro lo metieron preso”.

Recordó que San Roque llevaba una cruz grabada en su pecho, pero dijo el Obispo Barbaro que la llevaba cargando con las necesidades de los demás, “por eso Dios lo escuchaba, estaba a su lado y lo recibió eternamente en su reino y desde allí intercede por todos nosotros. La gente acudía a su intercesión poderosa ante Dios, confiaban en sus cuidados”. Sostuvo que “instituciones principalmente aquellas que cuidaban enfermos o a la gente más necesitada llevaban su nombre, nuestra Diócesis lleva su nombre, lo tenemos por Patrono y estamos muy necesitados, por eso le pedimos que nos una más a Cristo, que nos purifique de todo egoísmo, de todo orgullo, de las pasiones desordenadas. Dios va a escuchar y escucha nuestros ruegos. Y nos va a escuchar más si nos esforzamos por ser generosos, gente de paz y no de discordia que aman la verdad y que se dan a los demás”.

Monseñor Barbaro recordó que durante esta novena se ha pedido mucho por las vocaciones, que “a través de nuestro Patrono San Roque el Señor mueva el corazón de muchos jóvenes que experimenten la maravilla de ser llamados por Dios que no se cierren a esa invitación de Cristo de ser presencia suya en este mundo, llevando a todos el mensaje de salvación, la vida de Dios a través de los sacramentos, el consuelo y el amor de Dios para cada uno”.