Bruno Cipolini encabezó el izamiento de la Bandera Nacional en plaza San Martín

Sáenz Peña. El acto no contó con público y se realizó bajo estricto cumplimiento de protocolo de bioseguridad. El presidente del Concejo Deliberante, Pedro Egea y funcionarios del gabinete municipal acompañaron al intendente.

El mandatario comunal sostuvo que «este es un momento importante, que no queríamos dejar pasar, buscando rememorar esos valores de unión y libertad. Hoy se cumplen 204 años de la Declaración de nuestra Independencia, es una fecha muy vinculada a nuestra identidad nacional. Apelo a que esta fecha nos convoque a la unidad, respetando las libertades de todos. En este contexto, incluso, donde queda más en claro nuestra interdependencia con nuestro vecinos, en un tema delicado como es la salud de cada uno de nosotros, creo que es momento especial para hacer el esfuerzo de la construcción comunitaria en nuestra ciudad».

Sin el tradicional desfile, este año la ceremonia se realizó bajo estricto cumplimiento de protocolo de bioseguridad y contó con la presencia del presidente del Concejo Deliberante, Pedro Egea y funcionarios del gabinete municipal.

También estuvo presente la Bandera de Ceremonias portada por as integrantes de la escuela municipal «Menoldo Díaz».

El Intendente junto al Comandante Vélez fueron los encargados de izar el pabellón nacional, y luego de entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, las autoridades presentes izaron las banderas de Chaco, de Presidencia Roque Sáenz Peña y de Colectividades Extranjeras.

La profesora Verónica Wilcovki se dirigió a los presentes en alusión a la fecha. “Un país, no es solo una porción de territorio, sino una nación compuesta por personas. Un país es realmente independiente, cuando esas personas, todas, tienen acceso por igual a la salud y a la educación, al trabajo, y cuando lo que genera, en riquezas, se distribuye equitativamente. Pensando en nuestra hermosa y creciente ciudad, decir que para construir una Sáenz Peña donde todos podamos vivir mejor, debemos comprometernos verdaderamente cada uno de los ciudadanos que habitamos en ella. Cada uno desde la responsabilidad que tiene y el lugar que ocupa, y contribuyendo a mejorar la ciudad con los pequeños actos cotidianos de todos los días”, expresó.

Por último, se dirigió a los jóvenes haciendo mención el fragmento de una poesía de Mario Benedetti, “decirles que se sientan libres, pero que ese sentimiento no los lleve al accionar que daña al otro, no dejen que les maten el amor, recuperen el habla, y peleen por sus sueños, avancen sin prisa pero sin pausa, tengan memoria, inventen la paz, entiéndanse con la naturaleza. Pero sobre todo, no olviden la historia, SU historia”, finalizó.