Capitanich volvió a hablar sobre piquetes en la provincia

Resistencia.. El gobernador chaqueño reconoció: “no hemos sido eficaces para resolver este problema de la manera más razonable”. También detalló que se intentó avanzar en un protocolo pero no hubo respuesta favorable de movimientos sociales.

Este martes el gobernador Jorge Capitanich dialogó con DiarioChaco y habló de varios temas, entre ellos el que refiere a cortes de calles por manifestaciones sociales.

El mandatario afirmó que “es un tema que está en agenda, fundamentalmente en la ciudad de Resistencia” y admitió que “mucha gente que coincide con nosotros vota en contra precisamente por ese conflicto”.

En ese sentido, manifestó que “la gente cree que nosotros podemos resolver un conflicto que es un tema que nos excede, porque no se trata solamente de medidas de carácter represivo, necesita de una construcción de una cultura que implique el respeto irrestricto a la democracia pluralista y a la libre manifestación de las ideas” y aseguró que “impedir la protesta social es una materia absolutamente imposible”.

Con ese escenario planteado, Capitanich comentó que para él hay tres aspectos a marcar a la hora de analizar la situación. “Hay organizaciones sociales que son manifiestamente opositoras, radicalizadas de izquierda, que la verdad que no van a acordar nunca un método ni una estrategia de entendimiento con nadie, porque tienen posiciones irreductibles”, indicó y se explayó: “Ahí tenemos o un sistema de penalización severa desde el punto de vista penal o un problema de tolerancia por organización. Voy a hacer referencia a lo que significa MTR CUBA o Partido Obrero, ellos tienen una posición irreductible”.

Como segundo punto marcó que “hay otros reclamos que funcionan en forma concomitante con esos reclamos. O sea muchas demandas no tienen que ver con el gobierno de la provincia. Son reclamos o nacionales o son reclamos específicos vinculados a un femicidio, pero en realidad toman el tema de calles y cortan las calles. Entonces la gente se enoja con nosotros pero no son temas que incumben al gobierno, sino que tienen que ver con una agenda nacional o internacional, o meramente ideológica, o por posiciones irreductibles que en definitiva nos excede”.

Y en tercer lugar señaló que “hay cuestiones que tienen que ver con las dinámicas de las demandas sociales en parte de múltiples actores sociales. Lo importante es también observar lo siguiente: Chaco es una provincia que tiene sus propios clivajes en tema de protesta. Todos los gobiernos han tenido protesta social, todos. El chaqueño se expresa y se expresa de una manera muchas veces dura con quienes gobiernan y eso forma parte de una democracia pluralista”.

Así las cosas, dijo que “hay muchos que creen que en una democracia nadie debe protestar. Creo que no es compatible con una sociedad democrática la inexistencia de la protesta”.

PROTOCOLO

En septiembre se hizo una amplia reunión en Casa de Gobierno que fue encabezada justamente por Jorge Capitanich de la que participaron representantes del Ministerio de Seguridad y de la policía, del Superior Tribunal de Justicia, del Ministerio Público Fiscal, intendentes, diputados y representantes de la Cámara de Comercio de Resistencia y demás del sector privado. El objetivo era alcanzar un consenso para lograr un protocolo para manifestaciones y evitar cortes de calles o rutas.

“Hemos planteado un protocolo que garantice consenso, constituimos la mesa con los tres poderes del Estado y hemos efectuado múltiples convocatorias, pero nunca pudimos llegar a un consenso necesario sobre cómo viabilizar la protesta social”, contó el gobernador.

Sobre eso brindó algunos detalles sobre lo que fueron propuestas a los movimientos sociales y dijo que “nosotros propusimos en la protesta social decir ‘bueno, ¿ustedes quieren visibilización de la protesta? El Estado puede asegurar una pauta publicitaria a través de los medios para que su protesta tenga visibilidad’. No fue aceptado”.

“Dijimos que por lo menos sea un horario determinado o por lo menos un día o dos días, o sea que no sean días sucesivos. También que no se corten rutas. Lograr que la protesta si se da, se dé en días, horas o determinados lugares específicos”, añadió, pero tampoco se logró avanzar.

Con ese panorama, analizó que “no es una cuestión fácil y sencilla porque también ha habido un cambio en la estructura de la República Argentina, es decir de la industrialización fordista de representación gremial por rama de actividad al incremento extraordinario de informalidad laboral, surgen nuevos actores sociales cuya capacidad y clivaje es distintos en términos de representación y en términos de cultura de manifestación”.

“Le ponemos mucho esfuerzo por parte del Estado”, aseguró y recordó que se trabajan en diferentes planes que apuntan a la economía popular y que impactará en la generación de empleo genuino para diferentes sectores.

Dijo entonces que “estamos trabajando en un plan de economía popular de 50 mil empleo de dos años a través de economía circular, tema residuos sólidos urbanos, también estamos trabajando para que 1800 familias de ladrilleros puedan estar interactuando eso. También la economía textil y la economía de alimentos. Todo eso significa enorme esfuerzo, asignación de recursos para lograrlo”.

“Esto también está vinculado al tema de tierra, techo y trabajo. No es lo mismo tener una economía que crezca, que la economía genere empleo, que todo mejore en términos de ingreso a que la economía tenga estas dificultados, entonces los conflictos se agudizan y obviamente las protestas también”, expresó el mandatario provincial.

Por eso, afirmó que “creemos en el método de concertación, creemos en esta necesidad de articular. Ahora también no creemos que esto se resuelva ni con la policía solamente ni con la represión. Es necesario garantizar el derecho a la circulación, creemos absolutamente imprescindible con el involucramiento de todos los actores que tienen que ser justicia federal, provincial, policía. Nosotros convocamos a la oposición política para que aporten ideas y nunca vinieron”.

“Es un tema extremadamente complejo en el que todos hacen lo mismo, tratan de sacar rédito generando la agudización del conflicto con quién gobierna. Este es un problema de todos y queremos resolverlo con todos”, añadió.

Para cerrar, Capitanich manifestó: “Obviamente para mí sería fantástico no tener este inconveniente, pero lo tenemos. Tenemos que valorar esta crítica de la ciudadanía que quiere que lo resolvamos, hasta ahora no hemos sido eficaces para resolver este problema de la manera más razonable, pero también muchas veces para resolver un problema de esta magnitud se requiere tiempo y consenso”.

Fuente: DiarioChaco