Cerró Creaciones Lino: Tras 44 años, emotivo agradecimiento de la familia Gaúna

Sáenz Peña. Emblema comercial del Ensanche Sur, la “tiendita” gestada por don Lino Gauna y doña Mirta Bon cerró definitivamente. 

Mirta Bon entrevistada esta mañana por Radio La red hizo un repaso por la historia de los 44 años a los que le baja la persiana. “La familia buscó sus propios caminos, y hoy empieza una etapa para disfrutar de otras cosas, pero lo hago con mucho agradecimiento por tanto, especialmente en estos últimos 11 años en que la “tiendita” se convirtió en mi refugio desde que Lino no esta”, dijo emocionada y conteniendo las lagrimas.


Mirta junto a Ariel, Marcelo y Nora, y como fiel guardián del legado Lino (en un retrato).

La carta que Ariel, Marcelo y Nora hicieron pública en la jornada de hoy, y la compartimos textualmente:

Hoy 14/12/2018 cierra sus puertas CREACIONES LINO, la tiendita del barrio sur que con tanto sacrificio crearon nuestros padres, y que tantas satisfacciones nos ha dado a toda la familia Gauna… parecía que este día no iba a llegar nunca, parecía que mamá no se iba a jubilar nunca, pero todo en la vida tiene su ciclo y hay que saber reconocer esos ciclos y aprender a disfrutar la etapa siguiente.

Cierra sus puertas así como abrió, hace 44 años… en silencio y con modestia… como pidiendo permiso…

Fueron muchísimos años de trabajo incansable, de toda la familia -porque nada se construye si no es en familia-, pero fundamentalmente de Doña Mirta y Don Lino… y aunque fueron muchas también las angustias pasadas para sobreponerse y cumplir siempre y con todos en este país tan complejo, hoy sólo quiero recordar las alegrías que nos ha dado este emprendimiento familiar que nos permitió desarrollarnos en un hermoso ambiente de trabajo y convivencia, conocer tantísimas personas, que nos ha dado un apellido orgulloso y que permitió estudiar a los tres hermanos, para poder cumplir el sueño de los viejos, que lo hicimos nuestro y que hoy disfrutamos.

Hemos vivido momentos inolvidables que quedarán en el corazón y el alma de cada uno de los integrantes de nuestra familia, por eso hoy toca recordar y AGRADECER…, tanto que agradecer… en primer lugar a la Virgen de Itatí, que fue la guía espiritual siempre, y luego a todos y cada uno de las personas que pasaron por esta tienda: amigos, al personal que paso por el negocio y clientes… cuánto agradecimiento a los clientes, a tantos clientes eternos, que se fueron transformando en amigos de la casa, a los amigos que siempre nos acompañaron, a los vecinos del barrio, cuánto agradecimiento a los vecinos de esa hermosa barriada que rodea al querido Colegio Don Orione…


En 2015 la prensa local rescataba el empuje y los años de permanencia de Lino y Mirta. 

Me cuesta escribir con los ojos llenos de lágrimas de emoción, pero si hay algo valioso que nuestros padres nos dejaron son precisamente VALORES, y el ser agradecido es uno de ellos, por eso sigo escribiendo, y agradeciendo… Gracias a los viajantes, esos hombres que recorrían el país llevando sus productos, su buen humor, sus vivencias y que nos conectaban con los proveedores, gracias por confiar en nosotros…

Gracias a las autoridades y docentes del colegio querido, a los integrantes de la familia Orionita, a los sacerdotes y colaboradores de la parroquia Itatí, gracias. Gracias a los dirigentes de las asociaciones mutuales de trabajadores por confiar tantas veces en nosotros.

Gracias a los vecinos de otros pueblos cercanos que salían del “centro” para venir al barrio sur, cuando las calles aún eran de tierra. Gracias a todos los que transmitieron nuestra existencia atrayendo a nuevos clientes. Esperamos haber cumplido con todos!!!

Nuestras vidas han estado atravesadas por una tienda, por un emprendimiento comercial en el que toda la familia ha participado, y donde hemos aprendido el valor de la palabra, del cumplimiento de las obligaciones, de las responsabilidades, de la solidaridad… y todo eso gracias al sueño de dos locos visionarios y al apoyo que siempre se transmitieron entre ellos acompañándose en todas y toda la vida, porque muy pocos logros se consiguen de a uno…

Creo que el sueño, en este caso, superó las expectativas de los soñadores, porque fue mucho mas allá de lo que don Lino y doña Mirta imaginaban… pero había que atreverse 44 años atrás, a dejar la comodidad de un buen empleo para emprender un negocio en Argentina… hay que estar un poco loco no?… pero ellos lo hicieron, se arriesgaron… y nos transmitieron esa adrenalina de la no conformidad, nos mostraron cómo se proponen las metas y cómo se busca conseguirlas… con esfuerzo, con perseverancia, con sacrificio, con muuuuucho trabajo, con renunciamientos… tantas cosas nos enseñaron esos dos locos soñadores!!!

Gracias a todos, a TODOS por tantas alegrías, gracias mamá y papá por tanto, nunca imaginamos que fuera tan difícil, pero con las herramientas y el ejemplo que nos dieron y nos siguen dando, todo se hace más llevadero, gracias por estas lágrimas de orgullo, gracias porque en Sáenz Peña y alrededores sólo tenemos que decir “somos de la familia de Creaciones Lino” para que nos reconozcan y se formen un buen concepto de nosotros aún sin conocernos… no hay nada mas valioso en el mundo que un buen nombre, y ustedes nos lo dieron.

Hoy estará detrás de su mostrador, la incansable e inagotable doña Mirta, dando todo como siempre… para no dejar de soñar… hasta siempre!!!!