• Home »
  • Chaco »
  • Desde Salud dicen que «la desescalada es el desafío más grande que tendrá la provincia»

Desde Salud dicen que «la desescalada es el desafío más grande que tendrá la provincia»

Resistencia. La subsecretaria de Salud Comunitaria, Carolina Centeno, instó a no relajarse ante la llegada de la desescalada.

La subsecretaria de Salud  instó a la comunidad a «no relajarse» ante la inminente llegada de la nueva etapa y advirtió ésta exigirá un «doble esfuerzo: sostener las estrategias y los sistemas de alerta temprana y controlar el cumplimiento a rajatablas de los protocolos». No quedan casos activos en el barrio Toba.

La subsecretaria de Salud Comunitaria, Carolina Centeno, insistió en la necesidad de no relajarse ante la nueva etapa de la lucha contra la pandemia de coronavirus y consideró que el inminente inicio del plan de «desescalada» de la cuarentena que comenzará formalmente el 25 de julio representa «el desafío más grande» que ha enfrentado la provincia. «Esta nueva etapa implica flexibilizar ciertas restricciones que se habían determinado lo que hará fundamental cumplir a rajatablas los protocolos que determinan el distanciamiento social, el uso de tapabocas y evitar las aglomeraciones», remarcó

En ese sentido, apuntó que será necesario sostener todos los sistemas de alerta y las distintas estrategias para mitigar a los efectos de la pandemia, además todo el control de la reapertura de las actividades. «Para cada proceso y área de la actividad productiva hay protocolos que generó la Nación, y el Estado deberá controlar que estas pautas se cumplan; con lo cual será un doble esfuerzo», reflexionó.

Centeno recordó que «son escenarios que se irán analizando día tras día». «Si de acá a una semana tenés el 50% de las camas ocupadas, querrá decir que en este período de tiempo ocupaste un 25% más teniendo, teniendo en cuenta que el promedio es del 27 y 30%; estas en problemas nuevamente y probablemente tengas que volver hacia atrás», planteó.

La subsecretaria destacó que «la pandemia no terminó» y estimó que «esto va a ser así hasta que tengamos una vacuna, con números que suben y bajan, y decisiones que se van tomando como consecuencia de cada contexto». La climatología veraniega siempre beneficia un poco porque el virus es más inestable con el calor, pero es importante el trabajo territorial que se hizo junto a la renovación de los sistemas de alarma y activación, y con la colaboración del 0800.

«Esto sumado a la fuerte campaña de concienciación que se se hizo en los barrios más afectados y la vuelta a la etapa más restrictiva, entre otros factores, permitió llegar a donde estamos hoy», planteó.

En ese sentido, indicó que «la evidencia muestra que la conjunción de estas estrategias hizo que en el mes de julio, si bien hubo un número promedio de casos significativo, los activos van disminuyendo, producto de la modificación del protoloco de alta; pero no hay que olvidar que la tasa de ocupación de camas muestra cierta tendencia a la baja». «Todo esto alienta a pensar quizás no en que se logró frenar la pandemia, pero sí al menos se pudo mitigar sus efectos, por ejemplo en el Toba donde no quedan casos activos», concluyó.