• Home »
  • Judiciales »
  • Detuvieron al imputado subjefe de Gendarmería tras llamar a un testigo de la causa

Detuvieron al imputado subjefe de Gendarmería tras llamar a un testigo de la causa

Sáenz Peña. El juez federal de Sáenz Peña, Miguel Aranda, ordenó la detención tras la solicitud del fiscal Carlos Amad. La Justicia cree que se quiso «cubrir» ante la investigación que pesa en su contra.

El juez federal de Sáenz Peña, Miguel Aranda, ordenó la detención del subjefe del escuadrón 1 de Gendarmería Nacional con asiento en Sáenz Peña, quien está imputado por supuesto armado de causas, asociación ilícita y falsedad ideológica.

El juez ordenó la detención del subjefe del escuadrón, después que éste tratara de comunicarse con un testigo, por lo que el fiscal Carlos Amad solicitó la detención y, con la orden del magistrado, se ejecutó la medida, quedando detenido en el escuadrón de Las Palmas‘.

De acuerdo a la información, el gendarme desobedeció una disposición adoptada en la causa, lo cual evidencia su actitud reticente en el marco del presente proceso. Pero lo más relevante, a juicio del Ministerio Público Fiscal, es que el subjefe de la Gendarmería supuestamente desplegó acciones concretas ‘que evidencian un claro riesgo procesal de entorpecimiento de la pesquisa que se encuentra en curso bajo secreto de sumario -reserva judicial-, dispuesta en los términos del artículo 204 del Código Procesal Penal de la Nación.

El llamado

El juez Aranda consideró que pretendió obstruir la investigación judicial y ordenó su arresto, siendo alojado en el Escuadrón de Las Palmas.
En la tarde del 8 de septiembre, un día después de los allanamientos tanto al Escuadrón 1 y domicilios particulares, además de las detenciones concretadas en Sáenz Peña demás medidas de prueba concretadas, la investigación determinó que el ahora detenido subjefe del Escuadrón habría hecho un llamado telefónico a un personal de la fuerza, y le solicitó el número de contacto de otros dos gendarmes.
Esa llamada por parte del alto jefe, al estar de la justicia, no habría sido casual, ya que el destinatario fue un sargento primero que intervino en un procedimiento llevado a cabo en julio de este año, en el que se logró el secuestro de 16 kilos de marihuana en la costa del Río Bermejo, en cercanías de Puerto Lavalle.

Operativo en el norte

El operativo concretado en cercanías de Puerto Lavalle, está bajo la lupa de la investigación del Ministerio Público Fiscal, ya que se inscribiría como uno de los procedimientos ‘armados‘, disponiendo personal de la Sección Miraflores a los fines de dar ‘una mayor apariencia‘ de legitimidad a la ‘prevención‘ desplegada.
Es decir, este hecho se inscribiría en lo que se denomina ‘droga plantada‘ sin detenidos. El llamado ‘tampoco es casual, pues es quien se encarga de la Unidad de Personal del Escuadrón‘, se indicó, que este tiene la información de los integrantes de esa dependencia y quien le podía brindar directamente los contactos de las dos personas solicitadas por el subjefe.
Otro de los contactos solicitados por el subjefe alojado en el Escuadrón de Las Palmas fue el de un personal vinculado con la policía científica de Gendarmería.
‘Esto tampoco resulta casual si se tiene en cuenta que se han incautado diversos aparatos de telefonía celular a disposición de los imputados, que contienen información de interés para la pesquisa‘, señala la investigación.
El fiscal Amad le informó al juez Aranda que ‘se advierte que el imputado ha desplegado acciones para incidir sobre la imputación que pesa sobre su persona y por fuera de los canales procesales y de las reglas del presente proceso, lo cual demuestra una clara actitud dirigida a entorpecer el curso de la investigación‘, por lo que pidió su detención, que fue efectivizada en la mañana del viernes, cuando se presentó para ser indagado junto con otros funcionarios de la fuerza federal en la causa que generó revuelo días atrás