Escracharon a Eduardo Wischnivestky por incumplir con la prisión domiciliaria

Sáenz Peña. Esta mañana la agrupación HIJOS realizó una marcha desde el exedificio de la Comisaría 1era hasta el domicilio del ex policía. Wischnivestky  fue hallado culpable de crímenes de lesa humanidad y condenado. Lo beneficiaron con prisión domiciliaria pero la violenta de forma sistemática.

El documento completo:

Eduardo Wischnivestky, te vinimos a escrachar
Hoy venimos a escrachar a un genocida, Eduardo Wischnivestky fue Comisario de la Policía del Chaco durante la última dictadura cívico-militar. Fue un eslabón fundamental del aparato represivo que se desato en nuestro territorio, donde se buscó eliminar a las organizaciones políticas y a quienes militaban en pos de la distribución igualitaria de las riquezas, y por ende limitar el poder de las grandes corporaciones.

Costó mucha lucha sentar a los genocidas en el banquillo de acusados para que den cuenta de los delitos cometidos durante el Terrorismo de Estado, costó aún más condenarlos por estos hechos, por lo cual nos parece una falta de respeto absoluta a las víctimas y a todo el pueblo argentino que a estos nefastos personajes se paseen con total libertad por nuestras calles.

El beneficio de prisión domiciliaria debe ser analizado antes de otorgarse, a lo largo y ancho del país distintos genocidas se han valido de artilugios jurídicos para lograr transitar sus condenas en la comodidad de su hogar, y para colmo la Justicia Federal les da la razón con inusitada premura, sin detenerse a constatar la veracidad de la existencia de enfermedades y ni que hablar del impacto que esto tiene en las victimas, sumado a que no llevan a cabo mecanismos de control del cumplimiento de ningún tipo.

Sabemos que son personas adultas mayores, sabemos que pueden tener distintos tipos de trastornos de salud, lo que no aceptamos es que los jueces hagan gala de una extrema benevolencia cuando refiere a criminales aberrantes. En todo caso creemos que deben garantizarse los medios para que estos genocidas reciban la atención médica que precisen en un establecimiento penitenciario.

De todas formas descreemos absolutamente que dichos padecimientos sean tales, ya que se lo puede ver circular por la ciudad sin ningún tipo de asistencia o dificultad, lo cual sin dudas conduce a la conclusión de que los argumentos utilizados para lograr el beneficio de prisión domiciliaria son absolutamente falaces.

Somos hijas e hijos, nietos y nietas de la generación que luchó por una patria justa, libre y soberana. Aquí en Sáenz Peña estuvo el epicentro de las Ligas Agrarias, aquel glorioso movimiento de campesinos y pequeños productores rurales que en la década del 70 tuvo la osadía de combatir a las grandes empresas y latifundios que controlaban el ciclo económico de la producción primaria de nuestra región.

En estos tiempos donde el campo nacional y popular necesita discutir la distribución de la riqueza, donde necesitamos darle poder adquisitivo a las familias argentinas para poder salir de la pobreza en la que nos dejó el Macrismo, necesitamos alzar las banderas de las Ligas Agrarias. Necesitamos la tierra y la producción en manos de argentinos y argentinas que se desarrollen y crezcan aquí, no en corporaciones que fugan capitales a paraísos fiscales y castigan con precios exorbitantes a nuestra población aprovechándose de su poderío económico y lugar monopólico.

Para poder dar estas discusiones necesitamos que las instituciones del Estado den mensajes claros, es por ello que no podemos permitir que el Poder Judicial beneficie a Eduardo Wischnivestky, comisario que fue articulador de la mano de obra barata que usaron los poderes concentrados para perseguir y desaparecer a quienes se les enfrentaban.

En ese sentido, exigimos al Tribunal Federal que inmediatamente revoque el beneficio de prisión domiciliaria concedido a este genocida, es inaceptable esta doble cara que muestra el Poder Judicial, por un lado condena genocidas y por otro lado los envía a sus domicilios sin ningún tipo de control, lográndose así la impunidad ya que este ser nefasto se pasea libremente por la ciudad de Sáenz Peña.

Por nuestra parte nos mantenemos en estado de alerta y movilización constante, mientras Wischnivestky continúe en la comodidad de su hogar haremos saber a cada vecina y vecino que al lado de su casa vive un asesino, seguiremos luchando para que este personaje atroz vuelva al único lugar que le corresponde: la cárcel común.

NO OLVIDAMOS. NO PERDONAMOS. NO NOS RECONCILIAMOS
CARCEL COMUN PERPETUA Y EFECTIVA PARA TODOS LOS GENOCIDAS
30.000 COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DETENIDOS DESAPARECIDOS!!!
PRESENTES!
AHORA Y SIEMPRE!