Hugo Sosa, con tobillera electrónica, en su casa

Sáenz Peña. El acusado de asesinar a las dos jóvenes de Machagai, encontradas degolladas en Quitilipi, fue favorecido con una medida del juez Daniel Freytes que estuvo a cargo del Juzgado de Garantías en feria. Carlos De Cesare negó que exista algún favoritismo.

Más allá de la noticia del beneficio de la prisión domiciliaria bajo vigilancia electrónica, el dato que sobresale es que esta es la segunda vez que el Juez Freytes, al frente del Juzgado de Garantías, otorga un “beneficio especial” al detenido Sosa. Ya en el año 2018 cuando Freytes también subrogaba el Juzgado de Garantías había ordenado la libertad de Sosa bajo una caución de un millón de pesos.

Ahora, tras un pedido de domiciliaria que fue rechazado por la fiscal de la causa, los abogados defensores  Carlos De Cesare y Humberto Aiquel, insistieron nuevamente con este pedido ante el Juzgado de Garantías, pero durante la Feria, y consiguieron resultado positivo.