• Home »
  • Chaco »
  • «La bajante puede durar desde los 10 días hasta los 316 días», aseguran

«La bajante puede durar desde los 10 días hasta los 316 días», aseguran

Corrientes. Un especialista aseguró que la bajante entre otras cosas se debe al fenómeno La Niña. Juan José Neif,  ex director del Centro de Ecología Aplicada del Litoral, habló con radio La Red.

El investigador del CONICEF sostuvo que la histórica bajante del Paraná está lejos de revertirse por el inicio de La Niña en esta zona, «la cual implica sequía, mayor a la habitual», sostuvo.

«La esperanza de lluvia está muy lejos porque ya pasó el período de primavera y verano», dijo a la radio saenzpeñense el profesor Juan José Neif,  quien fue director del Centro de Ecología Aplicada del Litoral por más de 30 años.

«Ahora estamos entrando en la fase de La Niña», dijo Neif, quien señaló que se trata de una etapa de sequía. A esto se suma la sequía del río Paraguay que llega a Corrientes en invierno y ayuda a aumentar el cause del río.

«Las crecientes del Paraguay se producen en junio y julio, al igual que en el Iguazú. Sin embargo en ambas cuencas no ha habido lluvias y los suelos están muy secos por lo tanto esas crecientes no van a llegar», dijo.

«En el Paraná las crecientes podrían ocurrir si llueve mucho en las altas cuencas pero al estar seco el suelo, se traga el agua. Si no hay lluvias torrenciales, no va  ahber creciente», advirtió.

Hoy el Paraná está por debajo del metro. «La medición está es 0,75», dijo Neif quien agregó que a mediados del siglo pasado se vieron bajas fuertes en el cauce.

«La bajante puede durar desde los10 días hasta los 316 días como ocurrió en 1945, que es la más importante en duración. Hubo otra en el 78 que duró 241 días», recordó. En su historia, el Paraná acumula 10 bajantes históricas.

Más allá de los paisajes que impresionan, en el cotidiano empeizan a parecer diversos problemas «en la navegación, en las tomas de agua, en el transporte de granos y minerales», enumeró Neif.

«Sólo en el puerto de Rosario ha causado casi 300 millones de dólares de pérdida porque los barcos sólo pueden cargar un tercio de la bodega y eso lo paga el productor», agregó.

La bajante prolongada también puede producir la presencia de algas y «a veces tienen toxinas que son dañinas para la salud humana y hay que eliminarlas lo cual es muy costoso», explicó.

A esto se suma la predación del río en diferentes lugares como Santa Fé «donde pescan sin restricciones y si se saca a los peces reproductores, en algunos años después se va a ver las consecuencias.Si no hay medidas que prohiban la pesca nos vamos a quedar sin peces», advirtió.