• Home »
  • Chaco »
  • La sequía golpea duramente a productores y pone en jaque a pobladores

La sequía golpea duramente a productores y pone en jaque a pobladores

Pampa del Indio. La falta de lluvia, desde hace meses, se exhibe crudamente, y en este artículo producto de una recorrida de OdeN y Voces de la Jornada que se emite en LT16 mostraremos cómo golpea el factor climático al Chaco del interior.

El redactor de la nota visitando el Paraje y dialogando con los lugareños.

En este primer informe visitamos el Paraje El Rincón, jurisdicción de Pampa del Indio, donde hace casi un año no llueve con registros que generen optimismo, sólo una lluvia de 40 mm interrumpió esa situación, y de eso ya hace tres meses y medio.

La laguna nunca se había secado, hoy la situación es dramática.

En el Paraje existe una laguna, histórica y abrazada a múltiples narraciones de pobladores (hay quienes dicen que es producto de un meteorito), de dimensiones imponentes: 300 metros de ancho por al rededor de 700 metros de longitud. Jamás se había secado, hasta ahora, así como se ve en las fotos. Testigo privilegiado de la dramática vivencia por la falta de lluvia.

Las vacas de los lugareños ya no beben agua de ese reservorio. El barro es una trampa mortal, no solo para los peces que mueren en miles, sino para la hacienda que se empantana buscando agua, la que hoy se obtiene en pocas cantidades sólo en perforaciones.

Ya no hay pasturas. El pasto seco es atesorado como reserva para el invierno. Pero las quemazones constantes dejan a los productores sin ese recurso, y además generan otras complicaciones que que duelen en lo económico: postes y alambrados perecen ante el fuego.

La alimentación de los animales debe hacerse con suplemento a falta de pasturas.

La hacienda debe recurrir a otros suplementos como semillas de algodón o alimento balanceado. El primero se compra por tonelada y vale 7.500 pesos; el último cuesta entre 400 y 500 pesos la bolsa de 30 kilos. Todo un presupuesto para alimentar vacas a razón de dos kilos diarios por animal.

Los caminos polvorientos completan la estampa. Arenales intransitables, árboles tapados por la tierra, polvareda suspendida en el aire, llamaradas consumiendo pajonales, campos pelados de pasturas, animales flacos y huesudos, y reservorios y riachos secos con la tierra agrietada clamando al cielo el agua que sane está situación.

Cuando en enero de 2019 el Sudoeste provincial luchaba con el agua que arrasaba los campos y las casas, la zona del Departamento San Martín, en el sector del Paraje El Rincón y sus alrededores, ya mostraba las dolencias de la sequía. Hoy el problema se agrava visiblemente.

 

 

 

El riacho Guaycurú secó en toda su traza en la zona.

Los caminos del Paraje son un colchón de tierra.