La UIA llama a no pagar el sueldo a empleados que no se quieran vacunar

Buenos Aires. “Quien quiera entrar a una fábrica tiene que vacunarse”, afirmó Daniel Funes de Rioja.

La Unión Industrial Argentina (UIA) llamará a sus socios -75 cámaras entre sectoriales y regionales, 100 empresas directas y mas de 60.000 de firmas representadas- a dejar de pagar el sueldo o la asignación remunerativa que estén recibiendo a aquellos trabajadores que no vayan a trabajar porque no quieren vacunarse y no puedan «teletrabajar» debido a la especificidad de su función.

“Nadie puede obligar a nadie a vacunarse, pero tampoco nadie puede obligar a una empresa a reinsertar a un trabajador que puede ser un riesgo para la comunidad en el ámbito laboral”, dijo el presidente de la entidad fabril, Daniel Funes de Rioja, acompañado de Diego Coatz, director ejecutivo y economista en jefe de la UIA en un encuentro que se realizó vía zoom.

Ese debate se dio este martes en la Junta Directiva, según contó Funes de Rioja, en un encuentro con periodistas para informar sobre la decisión de celebrar el Día de la Industria el próximo 2 de septiembre en una fábrica de Gualeguaychú, Entre Ríos.

El presidente de la UIA dijo que esta es una recomendación que hará la entidad fabril a sus empresas, pero que será cada empleador el que tomará la decisión final de qué hará con estos trabajadores. Señaló además que es algo que se viene charlando con el ministerio de Trabajo, que conduce Claudio Moroni, y que se debatirá con cada sindicato por sector.

“Es un proceso que vamos a ir adquiriendo todos. Con la vacunación, quien quiera entrar a una fábrica tiene que vacunarse. Si no, no podrá ingresar y el empleador podrá cesar la dispensa, el haber o las asignaciones no remunerativas. Esto es el cese del pago”, aclaró el abogado laboralista, que remarcó el concepto de la “buena fe” en la ley de contrato de trabajo.

“Cada empresa lo aplicará o no. No hay obligación ni mandato”, especificó Funes de Rioja.

El titular de la entidad fabril dijo que espera que la situación no se judicialice, y dijo que no propician los despidos. “Cada cual hará lo que quiera. Lo que no se puede es ganar un salario sin ir a trabajar”, agregó Funes de Rioja.

Por otro lado, en la Junta se coincidió en que, para potenciar la recuperación del empleo formal y avanzar en materia de productividad, resulta prioritario encontrar una salida gradual a las restricciones laborales vigentes. A la luz del nuevo DNU 494/21 y la Resolución 269/21 del ministerio de Transporte que permite utilizar el transporte público de pasajeros en aquellas jurisdicciones que no se encuentran en estado de alarma epidemiológica, se manifestó la necesidad de adaptar las normas locales y la aplicación CUIDAR para garantizar el correcto funcionamiento de los servicios de pasajeros.

El debate sobre la vacunación y los “pasaportes” para realizar determinadas actividades en espacios públicos y privados comenzó a extenderse con la masificación de las vacunas. En EE.UU. son varias las empresas que obligaron a sus empleados a vacunarse si quieren volver a la presencialidad. En Europa. en cambio, los ingresos al transporte público, a restaurantes o a diversos espacios requiere la aplicación de la vacuna o un PCR en las últimas 48 horas.