• Home »
  • Chaco »
  • Más de 300 jubilados plantean al PAMI la incertidumbre vivida en Chaco

Más de 300 jubilados plantean al PAMI la incertidumbre vivida en Chaco

Resistencia. Afirman que los cambios en el servicio prestacional de la obra social nacional causaron un “estado de incertidumbre” entre sus afiliados, que al querer atenderse en los sanatorios de toda la vida se encontraron sin cobertura.

El pedido de informes dirigido a Sergio Cassinotti, Director Ejecutivo del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP) del PAMI, lleva la firma de más de 300 jubilados, y el respaldo de la filial chaqueña de la Mesa Coordinadora de Jubilados y Pensionados de la República Argentina, y del Centro de Jubilados y Pensionados del Transporte Público de Pasajeros de la Nación.

Desde el 1 de julio, cuando se venció el plazo de la medida cautelar que obligaba al Pami a brindar cobertura a sus afiliados a través de la red prestacional Aclysa, la situación de los abuelos chaqueños ingresó en una zona gris.

Por un lado, los sanatorios de Aclysa ya no pudieron recibir nuevos pacientes y sólo permanecieron internados aquellos que habían ingresado con anterioridad al 1 de julio. Por otra parte, Pami suscribió un “acta acuerdo de contingencia” de tres meses de duración con el Colegio Médico Gremial del Chaco.

En el pedido de informes, los afiliados señalan que mientras la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia había resuelto que “la protección cautelar se extiende hasta que la sentencia recaída adquiera firmeza”, la aparición del Colegio Médico Gremial en la Cartilla de Prestadores generaba una auténtica confusión respecto a la atención a los pacientes.

También indican que una auditoría ordenada en el expediente de esa Cámara detectó una doble facturación que perjudica a los beneficiarios del servicio, y que si hay un contrato entre la dirección de UCL XIII CHACO y el Colegio Médico, éste debería cumplir con la Resolución N° 124 del Director Ejecutivo del INSSJP, de agosto de 2018.

Finalmente solicitan se les informe si el Colegio Médico Gremial, en caso de producirse la efectiva caída de la medida cautelar, “está en condiciones de prestar los servicios en tiempo y calidad que realizaba la anterior prestadora”, y piden detalles sobre “la cantidad y calidades” de dichos servicios.