Reniego militante y enojo con Luisina Lita

Sáenz Peña. Fuertes críticas rodean a la concejal justiciaslista, hija del ex ministro y ex directivo del Hospital, Luis Horacio. Desde las filas militantes la definen como desinteligente y sin visión política. Enojo por sus múltiples cargos a sueldo.

, sigue cosechando críticas dentro de las filas de los afiliados al PJ, que por estos días buscan definir la conducción local.

10 listas se inscribieron para participar y buscan consensos para definir la inscripción, una de ellas es la que encabeza Luisina Lita, quien pregona, junto a los otros dos concejales Héctor Wasinger y Carlos Pereira, la unidad, pero detrás de ella.

Según algunos integrantes de otros espacios, todos tan o más peronistas que Luisina Lita, la joven está marcada por ínfulas de superioridad, y eso molesta a los compañeros militantes de los distintos barrios que aseguran que la dama, que dice correr con el caballo del comisario, no tiene sangre azul.

Pero el enojo también llega por sus desinteligencias diarias y su falta de visión política. Cree ella que todo se allana portando el apellido histórico.

A ello se suma el amontonamiento de tareas, las que algunas podrían ser incompatibles, al menos dos de ellas. Lita es concejal y presidente de Bloque, también está contratada en Secheep (por eso gestiona electricidad para asentamientos irregulares, dicen) y además dicta clase en la Universidad que es el castillo del nuevo coquismo puro tras la eyección del judismo.

El enojo en las calles y en los barrios existe, y no es una cuestión que tenga que ver con género ni machismo ni falta de ganas de renovación, sino con falta de solidez política y humildad para construir y conducir.