Se suicidó el médico Miguel Ángel Enrique

Sáenz Peña. El sn sexagenario fue encontrado muerto al costado del Cementerio Municipal «San Juan XXIII» de la ciudad y junto a él una pistola con la cual, se presume, se habría suicidado. Minutos antes, dos serenos de una obra en construcción lo vieron caminando por ese sector. El occiso dejó una nota en el lugar y otra en su casa.

El hecho se produjo esta madrugada cuando efectivos de comisaría Cuarta fueron alertados sobre la existencia de un cadáver en calle 12 y 61.
En el bolsillo del fallecido se halló una nota firmada por Miguel Ángel Enrique, de 63 años de edad, y número de su DNI la cual rezaba: «Juez de turno no hacer autopsia». También se halló entre sus ropas otras cuatro municiones.

Cuando la Policía llegó al lugar encontraron el cuerpo sin vida del hombre. Luego de dialogar con dos serenos de una obra en construcción, tomaron conocimiento de que minutos antes habían observado a un hombre mayor de edad con un arma de fuego, una pistola Bersa Tunder calibre 380 con un proyectil en la recámara y cuatro balas en el cargador colocado.

Tras el hallazgo el fiscal en turno dispuso que se haga presente el Gabinete Científico y médico policial en turno y el traslado del cadáver con el móvil Tanatológico de la División Bomberos hacia la Morgue Judicial.