27 mayo, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

Causa PIMP S.A., la grieta irreconciliable en la UCR, y el desafío de la Justicia de investigar a Zdero y Abraam

Resistencia. Aída Ayala está dolida, muy golpeada por haber sido condenada por corrupción. Insiste en que la causa fue armada para sacarla de la arena política. En cierta forma los que en su partido pedían ficha limpia para ponerla a un costado, luego la llevaron en sus boleteas (rozismo a través de Polini). Se atreverá la Justicia Federal de investigar al actual gobernador?

«Fueron por mi cabeza porque querían deshacerse de Aída Ayala, en ese entonces Leandro Zdero todavía no incomodaba políticamente”, sostuvo la ex intendente en declaraciones a Radio Independencia Chaco 106.9. «Fue una causa armada por la justicia Federal, por la jueza Zunilda Niremperger y (el Fiscal Federal) Patricio Sabadini», dijo, indignada porque su ex compañero de formula años atrás, brazo político ejecutor de su gobierno municipal, no fue incluido en la investigación.

Zdero tuvo un rol preponderante en la Intendencia de Aída Ayala, y fue candidato de ésta para la intendencia de la capital.

Zdero fue el jefe de gabinete de su gestión municipal, y Ayala interpreta que en ese momento no era tenido en cuenta como una pieza desequilibrante políticamente hablando, y dice «no incomodaba políticamente», al tiempo que se interpela: «Hay que preguntarle a la justicia, porque hizo eso ¿por qué solo Aída es la responsable?».

El fiscal Sabadini asegura que hay una causa residual por la licitación con PIMP SA.

En los tramites que se le imputaron Ayala explicó que el circuito era siempre el mismo: firmaba quien pedía, firmaba quien controlaba (subsecretaria de Servicio), firmaba el secretario de Servicio, luego firmaba el secretario de Economía, posteriormente firmaba la asesora legal, después firmaba el jefe de gabinete (Leandro Zdero), y por último la hoy condenada Aida Ayala. Es decir la firma del hoy gobernador y hoy ministro de Economía del Chaco están en todos los trámites que la Justicia observó como incorrectos o sospechosos y terminó condenando. «Estuvo todo bien hecho, no hicimos nada irregular. Todo fue transparente», volvió a defenderse.

Un dato en la disputa que demuestra como supura la herida en la UCR y que siempre es mencionado por muchos radicales es que Ayala en tiene raíz en ACHA con Ruíz Palacios, y Zdero es de raíz Ucerreista de toda su vida. Es decir hay quienes sostienen que Ayala, que fue presidente del Concejo en representación de Acción Chaqueña en un acuerdo con la UCR que puso en la intendencia a Benicio Szymula (1999), se afilió al Radicalismo por la necesidad de querer llegar a la intendencia, pero no por convicción.

Hay causa residual?

“Lo que tiene que ver con el aspecto residual de la causa, nosotros tenemos una investigación en trámite”, adelantó el fiscal federal Patricio Sabadini. En esta instancia se encuentran investigados quien era el contador de la empresa (actual ministro de Hacienda de la provincia) Alejandro Abraam, y el gobernador del Chaco Leandro Zdero, que en ese momento era Jefe de Gabinete del municipio. Según el fiscal lo que se investiga, y cuyas especificaciones y fundamentos estarían listos en junio, es en el marco de una licitación trucha.

Antes no, después sí

En octubre de 2020 el Bloque de la UCR en Diputados presentó el Proyecto de Ley N° 1601/20, denominado ficha limpia. Éste buscaba prohibir durante 8 años la postulación a cargos públicos de quien haya cometido un delito. Pues la lectura era desterrar prácticas reñidas con la moral y ética públicas.

En 2021 Juan Carlos Polini representante del rozismo tradicional (Ángel Rozas) compartió formula legislativa con Zdero, en contra de los Cipolini, Ayala, Azula, y otros.

En 2021 el entonces diputado rozista Alejandro Aradas era uno de los tantos legisladores, como Libio Gutiérrez, Alicia Azula o Carim Peche, que látigo en mano pedían materializar este tema, convertirlo en ley.

En ese momento Aida Ayala, que ya se había abierto del rozismo y empuñaba su propio sector interno, era la muestra de lo que no se debía hacer como radical. Aida Ayala (en tiene raíz en ACHA con Ruíz Palacios) juntos a los Cipolini, Bruno y Gerardo, estaban enfrentados al espacio de Ángel Rozas, mientras que el rozismo cerró acuerdo con Leandro Zdero (que es de raíz Uccerreista de toda su vida) y en las legislativas de ese 2021 la formula rozista fue Polini – Zdero.

Pero dos años después hubo un nuevo barajar y dar de nuevo. Los Cipolini, Bruno y Gerardo,  acordaron con el Rozismo y apoyaron a Polini, y Zdero plantó bandera y disputo internamente la postulación de la candidatura a gobernador. Pero ¿y Ayala, donde estaría ahora? Pues bien Aida Ayala volvió a abrazarse con el sector que dos años antes pedía ficha limpia y terminó siendo candidata a intendente apoyando a Polini que disputaba la candidatura a gobernador con Zdero que fue acompañado pro Roy Nikisch.

En fin, muchos radicales, no sólo los rozistas sino también los de otros sectores que se desprendieron del rozismo (así como Rozas se desprendió de León) antes no querían saber nada con Ayala y alentaban la ficha limpia, pero después sí la buscaron y hasta dijeron sentirse orgullosos de tenerla en sus listas.

La política es muy cambiante.

En 2023 Polini (rozismo) buscó a Ayala a pesar de estar procesada y la hizo candidata a la Intendencia, pero perdieron la interna.
Compartir