Cheques que «rebotan», negocios con una Consignataria y malestar de socios; los nuevos dolores de cabeza de Mario Fogar

Cheques que «rebotan», negocios con una Consignataria y malestar de socios; los nuevos dolores de cabeza de Mario Fogar

Sáenz Peña. El eterno presidente, el patrón, el mandamás de la Sociedad Rural de Sáenz Peña vuelve a ser cuestionado por los socios de la entidad. Ya había recibido quejas por habilitar la sede como comité para el Radicalismo, y por haberse beneficiado con el pase a planta de su hijo en la Legislatura.

El sitio web de contenido político hijo público un malestar que crece en la ciudad. ChacoMagazine asegura que varios productores, muchos de ellos socios de la entidad, se quejan por lo que les toca vivir. Aseguran que una Consignataria organiza remates en la ciudad y los valores que entrega no tienen respaldo. Las quejas apuntan al presidente Mario Fogar.

Según algunos testimonios la Consignataria en cuestión realizó varios remates de hacienda, comprando los animales y entregando cheques a 30 y 60 días, los que al intentar ser cobrados «rebotan» por falta de fondos.

«Yo encontré al de la Consignataria y le reclamé. Me cambió el cheque vencido y otro que aún tenía plaza. Para que no hiciera bardo», dijo un productor a este medio, y reclamó: «la Sociedad Rural se lava las manos porque ellos no organizan, dicen que solo ponen el predio, pero son ellos los que permiten que este comercializador aterrice acá, ellos deben ser garantes sino estamos todos a la buena de Dios».

El tema aún no es conocido, y dicen que en la Sociedad Rural tratan de tranquilizar el malestar, pero que los productores apuntan al presidente Mario Fogar y varios de la comisión directiva.

Otra vez la Sociedad Rural blanco de quejas por las acciones de algunos integrantes de l comisión y los negocios que éstos permiten.

Podrían darse denuncias, aseguran. Desde la comisión se llaman a silencio y hacen de cuenta que la situación no existe, lo que encrespan aún más los ánimos exasperados de los productores de la zona.

El enojo es mayor porque la Rural recibe comisiones a cambio de que la firma operé en sus instalaciones, es decir pareciera que a algunos miembros les importa más el poco o mucho dinero que les queda que cuidar a los productores o los socios.

Fogar no es la primera vez que es cuestionado por el manejo que hace de la Rural. Varias veces lo señalaron por la utilización de la sede de la Rural como «comité radical» para su nunca jamás lograda aspiración de ser diputado. Esas actitudes de Mario Fogar dieron lugar a que la UCR negociara con un sector del PJ pases a planta en la Legislatura, oportunidad aprovechada por el eterno presidente para solucionar el problema laboral de su hijo que es contador.

La Rural vivió muchos años el manejo personalista de los Glibotas, pero años después la Sociedad Rural volvió a vivir episodios de individualismo más allá del crecimiento y los logros, que son notorios, pero siempre a merced del eterno presidente, el patrón, el mandamás.

Que el tema se haya hecho público generó malestar, y en días más habrá más detalles sobre la relación de la entidad y las Consignatarias: quiénes, cómo, cuándo y por cuánto, se zanjan las vinculaciones.

Compartir
Opción de Noticias