23 abril, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

Contratación de seguros: Imputaron a Alberto Fernández por posibles irregularidades

Buenos Aires. El fiscal federal Ramiro González lleva adelante la investigación por la contratación de un «broker y empresas privadas» para intermediar en la gestión de seguros en dependencias oficiales durante su gobierno.

El expresidente Alberto Fernández fue imputado este jueves en la causa en la que se investigan supuestas irregularidades en contratación de un “broker y empresas privadas” para intermediar en la gestión de seguros en dependencias oficiales durante su gobierno, informaron fuentes judiciales.

La causa está en manos del juez federal Julián Ercolini y fue impulsada esta tarde por el fiscal federal Ramiro González quien ya requirió las primeras medidas de prueba, según surge del requerimiento de instrucción al que accedió Télam.

Los imputados son el “ex Presidente de la Nación, Dr. Alberto Fernández, el ex titular de Nación Seguros S.A., Alberto Pagliano, y Héctor Martínez, sin perjuicio que el devenir de la investigación coadyuve a conocer la participación de otras personas en las maniobras denunciadas”, indicó el dictamen.

Héctor Martínez Sosa es un bróker que está casado con una secretaria de Alberto Fernández, María Cantero, según la denuncia.

La causa se inició a partir de la denuncia presentada el miércoles por la abogada Silvina Martínez para que se investiguen las “presuntas irregularidades ocurridas en torno al Decreto 823/2021, firmado el 2 de diciembre de 2021”, detalló el fiscal.

La relación que niega el exPresidente

En el libro de ingresos a la Quinta de Olivos figura que Héctor Martínez Sosa, esposo de la histórica secretaria privada del expresidente, mantuvo al menos tres encuentros en 2020.

Continúa el escándalo por la contratación de Seguros para la Anses durante el Gobierno de Alberto Fernández, se confirmó que el expresidente recibió en al menos tres oportunidades en la Quinta Presidencial de Olivos a Héctor Martínez Sosa y a otros brokers que se encuentran mencionados en la causa.

Martínez Sosa es uno de los asesores de seguros que aparecen en la controversia que se conoció por Osvaldo Giordano en su breve paso por Anses. El dirigente, antes de renunciar, ordenó dar marcha atrás con un contrato por 20.000 millones de pesos con Nación Seguros, un esquema que habilitaba la intervención de brokers intermediarios que se había instrumentado en la gestión presidencial de Fernández.

En Nación Seguros estuvo a cargo los cuatro años que Alberto Fernández ejerció la presidencia el abogado Alberto Pagliano, un amigo de su juventud que lo acompañó cuando empezó, en la década del 90, en ese rubro pero del lado del Estado. Es un pasado común que también se remonta a los inicios de Provincia Seguros, la compañía creada para ser la encargada de dar cobertura al gobierno bonaerense.

Martínez Sosa visitó al menos tres veces al expresidente en Olivos: según el registro oficial, el 8 de enero de 2020, menos de un mes después de la asunción del entonces Gobierno del Frente de Todos, ingresó a la Quinta de Olivos a las 21:36 y se retiró a la 1:20 de la madrugada del día siguiente. En ese mismo momento también estuvieron en la residencia presidencial Guillermo Alonso, y María Guadalupe Cortés, quien también es productora de seguros.

Las visitas de Martínez Sosa a Fernández en Olivos se repitieron al menos otras dos veces, con una particularidad: en ambas oportunidades regía la cuarentena por la pandemia de coronavirus. El 11 de mayo del 2020 estuvo 45 minutos: ingresó a las 20:15 y se retiró a las 21 horas.

 

 

Tres días después, el 14 de mayo, hubo otro ingreso a Olivos, aunque esa vez lo hizo junto a su esposa: el registro indica que llegó a las 19:16 y se fue a las 22.

Martínez Sosa y su esposa María Cantero, quien acompaña a Alberto Fernández desde hace más de 20 años, viven en el mismo barrio de Zona Norte que el ex intendente de San Fernando, Luis Andreotti, padre del actual jefe comunal, Juan Francisco. Entre quienes conocen la vivienda y la rutina del matrimonio circula el rumor de que en la parte trasera del inmueble, donde está instalado un gimnasio, habría una bóveda.

Compartir