18 junio, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

Domingo electoral deja triunfos oficialistas en Jujuy, La Rioja y Misiones

Buenos Aires. Un dato es  que el eje Larreta-Morales avanzó y el fenómeno Milei dio un paso atrás. Así los resultados tuvieron impacto diverso en la carrera presidencial.

Las elecciones a gobernador en Misiones, Jujuy y La Rioja enviaron al escenario político señales que trascienden las provincias y tienen indudable impacto nacional. Javier Milei sufrió un traspié en su primer test electoral con un candidato propio. El peronismo riojano le dio al Frente de Todos la primera bocanada de aire en medio de un panorama crisis asfixiante. Y las elecciones jujeñas consolidaron el eje Horacio Rodríguez Larreta-Gerardo Morales, que gravita con peso creciente en Juntos por el Cambio.

Esas pueden ser algunas de las conclusiones que surgen de los escrutinios provisorios -lentos y trabajosos- que se prolongaron entrada la madrugada. Es importante de todos modos mantener la perspectiva. El primer domingo electoral de mayo estaban habilitadas para votar algo más de 1.800.000 personas de tres provincias que representan, juntas, el 5,3% del padrón de la Argentina. Tienen, sin embargo, un plus clave: las tres renovarán en octubre diputados y senadores nacionales.

Los analistas políticos Facundo Nejamkis (Opina Argentina), Lucas Romero (Synopsis) y el consultor Daniel Ivoskus compartieron con Infobae sus miradas sobre lo que dejó el primero de los dos domingos de mayo en los que irán a las urnas ocho de las 23 provincias y la ciudad de Buenos Aires. En total son 17 los distritos que decidieron votar en fechas diferentes.

Romero destacó que en los comicios de este domingo se dio la particularidad de que las tres provincias tenían características especiales: uno es gobernado por Juntos por el Cambio (Jujuy), otro por el peronismo (La Rioja) y el tercero por un partido provincial, el Frente Renovador de la Concordia, que suele estar alineado con las posiciones del gobierno (Misiones).

Nejamkis subrayó que, dado que que en ningún caso los oficialismos enfrentaban riesgo de derrota, la clave era estar alerta sobre las performance de las segundas y terceras fuerzas y el porcentaje de participación. En ningún caso hubo sorpresas. Sólo la magra cosecha que obtuvo Martín Menem, el candidato a gobernador que apoyó de manera personal Milei, el precandidato presidencial libertario.

“La decepción que algunos ven en el resultado del candidato de Milei en La Rioja depende del punto de vista que se tome. Siendo un armado hecho sobre la hora, el porcentaje creo que es altísimo. El resultado dependió de las realidades de la provincia. Lo que obtuvo Martín Menem está confirmando que Milei, en La Rioja, parte de un piso del 15% para las PASO”, afirmó Ivoskus.

El analista completó: “Al mismo tiempo, es muy difícil que el Frente de Todos o como se llame la coalición oficialista saque en agosto lo mismo que sacó Quintela. Las elecciones a gobernador, si hacemos una analogía con el deporte, es jugar al fútbol, y las generales de agosto y octubre es jugar al tenis. Son cosas distintas: el futbolista no es tenista y viceversa”.

En Jujuy

Ganadores. Como consecuencia de la victoria en las elecciones en Jujuy quedó fortalecido el eje que conforman en Juntos por el Cambio Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales, y que también integran el radicalismo, la Coalición Cívica (CC) y mucha de la dirigencia que forma parte de las estructuras formales de los partidos de la alianza opositora.

Los dos compiten como precandidatos a presidente pero existen conversaciones y una sintonía personal y política para converger, antes o después de las PASO, en un mismo espacio que unifique listas y organice en torno a ambos, incluso, un futuro gobierno.

En el escenario para celebrar el triunfo de Carlos Sadir, Morales -jefe político indiscutido del distrito- nombró a cada uno de los que lo acompañaron, desde los radicales Martín Lousteau, que compite por la sucesión porteña; Gustavo Posse, que está anotado en la provincia de Buenos Aires; el presidente de la CC, Maximiliano Ferraro, entre otros.

La de Jujuy fue, si se quiere, la elección que mayor traducción nacional tuvo de las tres que se celebraron este domingo, debido a los protagonistas involucrados y a la manifiesta intención de Morales y Larreta de darle una proyección allende las fronteras de la provincia.

En Jujuy, también, se dio un fenómeno destacado: el avance de la izquierda, que logró con la postulación a gobernador del diputado nacional Alejandro Vilca, cerca de un 13% de los votos, y ubicó en el segundo lugar a Gastón Remy en la elección a intendente de San Salvador de Jujuy, que ganó el oficialista Raúl Jorge por más del 50% de los sufragios.

Una fuente del Frente de Izquierda Unida explicó anoche a Infobae que se trató de un resultado récord en una elección ejecutiva y reconoció que tuvieron problemas en la fiscalización en el interior de la provincia, por lo que pudieron haber “perdido” votos ante el peso del aparato del PJ.

“La izquierda en Jujuy viene teniendo buenas elecciones y este es un dato interesante”, afirmó Lucas Romero, de Synopsis Consultores, y agregó que al crecer en relación a la última elección, “se puede ver un síntoma de que el malestar se está yendo por los extremos: la derecha de Milei y también la izquierda del FIT”.

Perdedores. El peronismo no logró recuperarse de la fragmentación que persiste en el seno del partido que supo ser gobierno de manera ininterrumpida desde 1983 hasta 2015, cuando ganó el radical Gerardo Morales, ante un oficialismo atravesado por las internas y la pelea con Milagro Sala, la líder de la organización piquetera ultrakirchnerista Tupac Amaru, que fue condenada por corrupción y hechos de violencia política. La caída del peronismo quedó expuesta en el resultado que obtuvo Liliana Fellner, hermana de Eduardo Fellner, quien fuera dos veces gobernador, en las elecciones por la intendencia de la capital provincial: quedó tercera, detrás de la izquierda.

En el caso de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich se quedó en Buenos Aires y no se subió al escenario junto a Morales. Estuvo en un programa de televisión y publicó en Twitter un mensaje. “¡Felicitaciones Carlos Sadir por tu triunfo! Los jujeños decidieron continuar con el cambio que Gerardo Morales comenzó con coraje, quien no dudó en terminar con la mafia de Milagro Sala. Ellos son testimonio de cómo se puede vencer al kirchnerismo. Un fuerte abrazo a los candidatos electos de Juntos por el Cambio”. Mauricio Macri, hasta las primeras horas del lunes, no había publicado nada.

En La Rioja

Ganadores. El gobernador Quintela ganó por 47% de los votos, algo más que en 2019, cuando llegó al Ejecutivo con un par de puntos menos, pero con el PJ dividido. Esta vez, con el peronismo unificado, alcanzó una victoria que lo consolidó como jefe político del peronismo y de la provincia. Además, hizo suyo el triunfo que tuvo en la capital, donde ganó el peronista Armando Molina, frente a la actual intendenta, Inés Brizuela y Doria, que denunció “fraude”.

La victoria de Quintela -que le sacó 15 puntos a Juntos por el Cambio y dejó terceros y lejos a los libertarios de Menem y Milei- estuvo precedida por un gesto que retumbó fuerte hacia adentro del Frente de Todos. Hace diez días, en un acto que compartió con el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, Quintela le dio su reconocimiento y su apoyo para que se presente en las PASO como precandidato a Presidente.

“Tenemos que ofrecer una camada de mujeres y hombres jóvenes para que entre todos podamos decidir. Y vos sos uno (….) No nos podés privar, ni a los riojanos, ni a los argentinos, de tenerte como oferta electoral para que podamos decidir libremente con nuestro voto”, dijo.

El gobierno nacional informó que el presidente Alberto Fernández y el ministro Gabriel Katopodis estarán hoy en la provincia para recorrer una obra y celebrar el resultado del domingo. En la agenda oficial no lo incluyeron a “Wado” De Pedro como parte de la comitiva.

Apenas se conoció el resultado de las elecciones todos los gobernadores peronistas saludaron a Quintela, como así también los funcionarios nacionales. Hasta las primeras horas de este lunes, las redes sociales de Cristina Kirchner no habían publicado nada.

Perdedores. En La Rioja quedaron expuestos los límites que tiene Javier Milei para jugar su capital político en elecciones locales. El líder libertario había puesto el cuerpo detrás de la candidatura de Martín Menem, que cosechó menos del 15% de los votos, la mitad de lo que obtuvo Juntos por el Cambio con la postulación de Felipe Álvarez.

Ese resultado confirmó que la dinámica de las provincias, la lógica política de cada distrito y las lealtades y antipatías locales suelen sobreponerse al magnetismo que puede irradiar una figura que viene de la ciudad de Buenos Aires. Y despejó una duda: cuando se elige gobernador, los votos de Milei no se transfieren o los que tiene no alcanzan para pelear el primer lugar.

“Es una mala elección de Martín Menem de la Libertad Avanza en relación a lo que se preveía. De hecho, el propio Menem se animó a pedirle a Larreta que baje a Felipe Álvarez para ganar, como si él estuviera segundo, peleando, y nada que ver, porque Juntos por el Cambio lo terminó duplicando”, afirmó Romero, y recordó que allí y en Tucumán, con Ricardo Bussi, “puso el cuerpo por ellos”.

La semana pasada, en una decisión que sorprendió a la política y al círculo rojo, La Libertad Avanza anunció que ninguna fuerza provincial estaba autorizada a utilizar su nombre ni sus colores para competir en elecciones locales.

Por otra parte, Felipe Álvarez, que quedó a 17 puntos de Quintela, salió a denunciar que “el aparato del PJ contó con los libertarios como aliados para permanecer en el poder” y planteó que se trató de “una lección para los argentinos de cara a octubre. Milei juega para el gobierno nacional”.

En Misiones

Las elecciones en la provincia mesopotámica fue si se quiere la que menos impacto tuvo en la política nacional. Los ganadores y perdedores, en este caso, no tienen una prolongación más allá de sus límites geográficos. De hecho, no hubo intervenciones visibles de líderes o precandidatos presidenciales, más allá de recorridas y actos puntuales.

El Frente Renovador de la Concordia que lidera desde hace más de 20 años Carlos Rovira obtuvo un triunfo aplastante ante Juntos por el Cambio, por una diferencia superior a los 35 puntos. Aunque son números propios de territorios “feudalizados” -como ocurre en la Formosa de Gildo Insfrán- fueron menos malos que los del 2019, cuando el actual gobernador Oscar Herrera Ahuad obtuvo 72% y Humberto Schiavoni, del PRO, 17%.

En 2023, el candidato Hugo Passalacqua, que fue gobernador entre 2015 y 2019, obtuvo el 62 por ciento de los votos, frente a Martín Arjol, de JxC, que cosechó apenas el 25% de los sufragios y algunas décimas. Rovira, el caudillo misionero, dejó en claro su lugar: en el bunker la única foto era la suya, se sentó en el medio entre Herrera Ahuad y Passalacqua, y monopolizó la palabra.

Lo cierto es que Misiones, como ocurre con Río Negro y Alberto Weretilneck, y en ocasiones con Neuquén y el Movimiento Popular Neuquino, suelen estar alineados al gobierno nacional y votan en el Congreso con el Frente de Todos. De hecho, cuando ganaron sus elecciones Weretilneck y Rolo Figueroa (que se impuso por una coalición multipartidaria pero se reivindica del MPN) ambos se sacaron al otro día una foto con el ministro de Economía, Sergio Massa. “Rovira es un muy buen amigo”, reconocieron en el entorno del funcionario nacional. No se descarta que haya también una foto.

Compartir