El «4 de Junio» tiene un presupuesto de casi 40 millones pero en Pediatría no hay ni dipirona

El «4 de Junio» tiene un presupuesto de casi 40 millones pero en Pediatría no hay ni dipirona

Sáenz Peña. El personal de la Guardia de Pediatría pide mediante cruzadas solidarias la colaboración de la gente. Hoy el Hospital más grande del interior chaqueño no tiene ni siquiera jeringas ni agujas. Se le está pidiendo a la ciudadanía que realice donaciones. Llamativo silencio del arco político saenzpeñense.

Desde la semana pasada el personal del área emprendió una cruzada con cadenas de WhatsApp y Facebook. Las actuales autoridades del hospital minimizan la cuestión y destacan «el compromiso de la ciudadanía», pero hasta hace 50 días muchos dirigentes políticos, especialmente de la UCR, remarcaban estas falencias y empuñaban fuertes críticas a la gestión anterior.

En agosto de 2022 Leandro Zdero, por entonces diputado provincial opositor, presentaba un pedido de informes «ante la gravedad que significa la renuncia de un director de hospital, fundado en la imposibilidad de una atención adecuada de la salud que la población de la localidad de Villa Ángela y su zona de influencia requiere». Y ya el año pasado siendo precandidato a gobernador Zdero anticipaba: “vamos a cambiar el actual sistema de salud donde se deriva todo, a un sistema de atención”. En sus alegatos de campaña promovía fortalecer el sistema con más médicos, especialistas, insumos, medicamentos y equipamientos. En plana campaña decía que «lamentablemente no se brinda un servicio de calidad y solo se sigue poniendo parches, como curitas”.

EL 4 DE JUNIO HOY

La semana pasada la imagen que grafica esta nota circuló por cadenas de WhatsApp y Facebook. «La Guardia de Pediatría, del Hospital 4 de Junio, está necesitando de tu ayuda para poder mejorar y cumplir con el tratamiento de sus pacientes…», dice el flayers, y agrega: «Se necesita básicamente papel para secado de manos, tapón heparinizado, cintas (papel y/o hipoalergénicas), alcohol, lavandina, agujas, jeringas, ampollas de dipirona, dexametasona, diclofenac».

No hace mucho desde  la CTA.A. criticaron la gestión del actual director Jaime Etchelouz y señalaron que «los servicios están sin insumos, en la mayoría ni siquiera toallas de papel para las manos, sin mucamos, la guardia de emergencia sin baños, sin papel para imprimir los resultados de laboratorios, etc».

Sin embargo parece que las quejas caen en bolsillo descocido. La dirigencia local, especialmente el radicalismo (léase Peche – Cipolini, y sus pregoneros más destacados) no acusan recibo, y según se sabe son los que impusieron a Jaime en la dirección.

QUÉ HACEN CON EL PRESUPUESTO?

En el Hospital 4 de Junio todo es quejas y expresiones de culpas hacia gestiones anteriores. Los baños son un foco de infección, las afueras del nosocomio (pese al trabajo de Pablo Álvarez y su equipo de Servicios Públicos con limpieza y ripio) es una mugre y un pastizal otra vez. Muchos servicios reclaman que no tienen ni jeringas o dipirona, elementos indispensables en una guardia por ejemplo.

Hay un presupuesto de 36 millones mensuales más recupero de gastos y plan sumar, pero nadie sabe qué hacen con él. Mientras en las redes sociales Héctor Kotoff, que en los primeros días destacó la nueva gestión y ensalzó algunos nombramientos, fustigó a quienes conducen el hospital más importante del interior por la falta de insumos, limpieza y las persecuciones.

Es llamativo silencio del arco político saenzpeñense, especialmente de la conducción de la UCR que pareciera ser se tomó vacaciones y en estos meses no tienen actividad, ni promueven reuniones con las autoridades provinciales para solicitar informes ni emiten opiniones respecto a lo que está atravesando la gente, en tanto que el arco representado por el Peronismo también se llama a silencio pues muchas de las falencias, quitando la falta de gestión de Etchelouz, tiene origen en la gestión kirchnerista que gobernó hasta diciembre.

Compartir
Opción de Noticias