• Home »
  • Política »
  • «Este es el punto de inflexión, nunca más a la violencia política», dijo Capitanich tras reunión en La Rosada

«Este es el punto de inflexión, nunca más a la violencia política», dijo Capitanich tras reunión en La Rosada

Buenos Aires. El gobernador chaqueño planteó que «hay que hablar con medios de comunicación, con la oposición, hay que hablar con los dirigentes políticos». En un amplio encuentro, se generaron puntos para elevar al Consejo Económico y Social con el objetivo de «desterrar todo vestigio de violencia».

Este viernes por la tarde se realizó una reunión de la que participaron dirigentes de diversos sectores políticos y sociales para abordar el tema del intento de magnicidio que sufrió la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner el jueves por la noche.

Ese encuentro se realizó en Casa Rosada y fue encabezado por el Presidente Alberto Fernández y participaron funcionarios del gobierno nacional, gobernadores, dirigentes sindicales, empresarios, Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, representantes de movimientos sociales y referentes de asociaciones civiles.

Uno de los presentes fue el mandatario provincial chaqueño Jorge Capitanich, quien tras la reunión habló con los medios de comunicación que se encontraban fuera del edificio.

«La reunión con el Presidente fue una reunión muy positiva donde participamos los distintos integrantes del Consejo Económico y Social, el objetivo es generar las condiciones para promover la erradicación del discurso del odio, reformular el pacto democrático, por respeto irrestricto a los derechos humanos desterrar todo vestigio de violencia», comenzó Capitanich.

En ese sentido, agregó que «la República Argentina ha sido reconocida por las políticas de derechos humanos, por el respeto hacia el otro, por la estabilidad democrática con 39 años que cumplimos este próximo 10 de diciembre, de manera que todos los sectores nos hemos manifestado para trabajar en estrategias y políticas que nos permitan fortalecer la democracia, respetar al otro, desterrar los discursos de odio, fomentar la no violencia y obviamente el repudio generalizado».

Además sumó que «el Presidente apoyó todas estas expresiones, porque estaban Madres de Plaza de Mayo, Abuelas de Plaza de Mayo, empresarios, trabajadores, y todos realmente lo estamos absolutamente convencidos que lo conquistado en 39 años de democracia ininterrumpida que es un ciclo importante en Argentina hoy más que nunca lo tenemos que fortalecer y defender».

Contundente, el chaqueño opinó que este hecho «es el punto de inflexión, es el límite, no se puede admitir nunca más». Y agregó: «Tenemos que bregar por nunca más a la violencia, nunca más al odio, nunca más a la violencia política «.

Consultado respecto a sus primeras sensaciones al enterarse del ataque que sufrió Cristina Kirchner, Capitanich dijo que un momento de «realmente consternación» y ahondó en que «es absolutamente imposible pensar en un hecho de esas características, la verdad nuestra solidaridad con nuestra Vicepresidenta, este intento de magnicidio es terrible para Argentina y es necesario poner fin».

Periodistas le preguntaron si hay que hablar con la oposición y Jorge Capitanich respondió que «hay que hablar con medios de comunicación, con la oposición, hay que hablar con los dirigentes políticos, hay que hablar con todos » ya que «esta es una tarea de todos, porque cuando existe violencia verbal, después se traduce en violencia física y en hechos de esta naturaleza».

«Este es un tema que ya nos supera a todos. Podemos tener diferencias, pensar distinto. Este hecho marcó un punto de inflexión «, añadió.

Por último, consultado sobre su opinión respecto a la respuesta de la oposición, manifestó: «Me parece que la oposición debería ser mucho más contundente «.

Además de Capitanich, en la reunión con Alberto Fernández estuvieron presentes los gobernadores de Buenos Aires, Axel Kicillof; de La Rioja, Ricardo Quintela; y de Formosa, Gildo Insfrán; y los vicegobernadores de Salta, Antonio Marocco; y de Catamarca, Rubén Dusso.

También asistieron Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano, secretarios generales de la Confederación General del Trabajo (CGT), Hugo Yasky, secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Daniel Catalano, secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE); Roberto Baradel, secretario general del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba) y Andrés Rodríguez, secretario general de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN).

También estuvieron los empresarios Daniel Funes de Rioja, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA); y Alfredo González, presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Por el sector de derechos humanos asistieron, además de Carlotto y Almeida; Graciela Lois, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas; Eduardo Tavani, copresidente de la Asamblea Permanente de los DDHH; Carlos Pisoni y Virgina Franco, de Hijos; Candela Fernández, de Nietes; Horacio Pietragalla Corti, secretario de Derechos Humanos; Paula Lichvatky, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS); y Malena Silveira, de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre.

Además, participaron Amos Linetzky, presidente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA); Christian Hooft, presidente de la Alianza Cristiana de las Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera); Jorge Gómez, también de Aciera; Jorge Knoblovits, presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA); Aníbal Bakir, presidente de Centro Islámico; Marcelo Castro y Claudio Bravo, de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE); Hamid Bid, de la Asociación Árabe Argentina Islámica; Oscar Ojea, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina; y Máximo Jurcinovic, de la Conferencia Episcopal Argentina.

Y por los movimientos sociales lo hicieron Daniel Menéndez, de Barrios de Pie; Esteban Castro, Gildo Onorato y Dina Sánchez, de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP).