18 junio, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

La jueza Buyatti fue destituida por unanimidad por el Consejo de la Magistratura

Resistencia. los siete integrantes del Tribunal, Héctor Daniel Zalazar (presidente), Iride Isabel María Grillo, Gloria Beatriz Zalazar, Ana Mariela Kassor, Jessica Ayala, Edgardo Gabriel Reguera y Carim Peche, encontraron culpable a la ahora ex magistrada que amenazó de muerte a un albañil.

El Tribunal del Consejo de la Magistratura y Jurado de Enjuiciamiento destituyó de su cargo de jueza a la villangelense Laura Buyatti por las amenazas agravadas y abuso de poder contra un albañil en una serie de audios filtrados.

Para la destitución se requerían cinco de los siete votos totales. Caso contrario, Buyatti sería absuelta. Según afirmaron fuentes judiciales a Diario Chaco , defenderla a la ahora ex jueza era una tarea «casi imposible» debido a la contundencia de las evidencias.

A finales de 2022, Buyatti fue acusada por unos audios que se dieron a conocer a fines del 2022 contra un albañil que trabajaba con ella y reclamaba unos pagos. En los mismos, que se desprendieron de una llamada telefónica, Buyatti alegó «conocer el sistema» y «manejar el poder» frente a un interlocutor al que trató de «tapecito», «negro» y «planero», y al que amenazó con ejecutar de «un disparo en la frente».

El Ministerio Público Fiscal, representado por el Procurador Jorge Canteros y su adjunto Miguel Fonteina, solicitó la destitución de Buyatti. El argumento fue que «con su accionar violentó groseramente que la ley 33-B le impone el decoro y dignidad que debe guardar como magistrada judicial».

Fonteina destacó la tarea de los fiscales Sergio Ríos y Gisella Oñuk durante toda la etapa investigativa, y remarcó que durante el juicio «fueron respetados todos los derechos a defensa» de Buyatti y «se respetó y aplicó el principio de igualdad ante la ley».

 

 

Por su parte, la ex jueza afirmó en su defensa que «actuó como mujer y madre», y que fue omitida la «violencia psicológica, simbólica y física». «Fue la respuesta a una conducta extorsiva», argumentó y dijo que «no se trató del ejercicio de poder de una persona sobre otra, sino de una mujer cuidando su hija y su domicilio».

Compartir