24 abril, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

La jueza Mónica Filipchuk fue recusada porque abogados actuantes representan legamente a la magistrada y su esposo

Sáenz Peña. La Justicia saenzpeñense desde hace mucho tiempo hace gala para desgranar su buena imagen. En esta oportunidad profesionales de Machagai cuestionaron un expediente en el que intervenía la jueza civil, alegando que los abogados Roberto Carlos Pugacz y Oscar Exequiel Olivieri también son defensores de los intereses de la magistrada y su marido, Luis Manuel Navarro.

Los jueces de la Sala Primera Civil y Comercial, Alberto Enrique Verbek y Elia Nilfa Pisarello, hicieron lugar a un pedido de recusación contra Mónica Filipchuk, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 1 de Sáenz Peña y dispusieron su apartamiento en una causa de supuesta prescripción liberatoria, ya que los abogados de la parte demandada también representan legamente a la magistrada y su esposo.

La recusación fue impulsada por Abel Pablo Serafini, representado por Luis Ramón Velozo y Matías Luis Velozo, quien alegó que los abogados Roberto Carlos Pugacz y Oscar Exequiel Olivieri han recibido «beneficios de importancia» por representar y defender los intereses de la magistrada y su marido, Luis Manuel Navarro.

El recusante invoca la recusación por causal sobreviniente, argumentando que Pugacz y Olivieri son los apoderados legales de la jueza en causas judiciales que datan desde el año 2001 hasta el año 2023, obtenidas a través del sistema de Control de Trámites y Notificaciones de la página oficial del Poder Judicial.

La recusación y apartamiento de la jueza pone en foco el trabajo realizado por el Juzgado Civil y Comercial N° 1 de Sáenz Peña. Es que se estima que desde ahora el estudio jurídico Pugacz & Olivieri deberá recurrir al Juzgado 2, teniendo en cuenta que otros litigantes podrían apoyarse en este fallo para que Filipchuk no intervenga en causas en las que también intervienen sus propios abogados.

Este no es un tema nuevo. Fuentes judiciales señalaron que recientemente el Superior Tribunal de Justicia, en una reunión con representantes del Colegio de Abogados, tomó conocimiento de lo que podría ser una irregularidad dentro del Poder Judicial.

«Es obvio, de sentido común y lógica pura, que no se puede litigar de igual a igual con los abogados del juez, ya que siempre va estar latente ese «temor objetivo de parcialidad», de que «son los abogados del Juez» valga la redundancia», argumentó el recusante en su escrito.

El fallo de Verbek y Pisarrello advirtió en sus consideraciones que «está probado, que la Jueza de Grado se encuentra vinculada por mandato con los Dres. Olivieri y Pugacz, en una cantidad de causas vigentes y no vigentes, en las cuales los mencionados letrados la representan jurídicamente, y en consecuencia, son custodios de sus intereses».

En esa línea, indicaron que el demandado quedó comprendido en el Standard Jurídico «temor de parcialidad», subrayando que la legitimidad de las decisiones judiciales se basa en la imparcialidad de los jueces y en la confianza que la sociedad deposita en ellos.

Compartir