27 mayo, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

La Justicia deberá juzgar nuevamente a Erik Rebollo, el abogado que borracho chocó y mató a Ariel Ponce

Resistencia. Las ministras del Superior Tribunal de Justicia, Emilia María Valle e Iride Isabel Grillo, revocaron la sentencia condenatoria contra Erik Rebollo a dos años y seis meses. La misma Cámara Segunda en la Criminal deberá realizar un nuevo juicio contra el acusado. El abogado defensor había apelado el fallo anterior, al igual que el fiscal que consideró poca la sentencia.

Erik Rebollo fue el automovilista que estando borracho atropelló y mató al motociclista José Ariel Ponce, hecho sucedido el 1 de septiembre de 2018, sobre calle Comandante Fernández (12) entre 7 y 9, momento que el motociclista se movilizaba junto a su novia Alejandra Chamorro, quien sufrió heridas de gravedad producto de la fuerte colisión. Rebollo descendió de su camioneta, acompañado de patovicas de un boliche con quienes habría estado tomando bebidas alcohólicas, e increpó y humillo a Ponce que yacía herido en el suelo.

El hecho fue de impacto nacional por la actitud de Rebollo, quien en ese momento era uno de los integrantes del equipo de asesores legales del Municipio local (estaba con contrato activo). Tras el escandalo le fue rebocado el contrato pero terminó siendo contenido en el estudio jurídico del entonces secretario legal y tecnico del gobierno Javier Polentarrutti.

La actitud fue replicada en videos que se viralizaron rápidamente por las redes sociales, y repercutieron en los canales de alcance nacional.

Los fundamentos del nuevo juicio

En cuanto a la realización del nuevo juicio contra Erik Rebollo, que fue condenado a dos años y seis meses, por la jueza de la Cámara Segunda en lo Criminal, tanto el abogado defensor Matías Jachesky, quien «pidió la absolución de su defendido, fundamentando que el desencadenante del resultado con la muerte de Ponce, fue la maniobra realizada en «U» hecha por el motociclista, lo que no permitió que su defendido pueda esquivarlo» dijo el defensor. ésta siempre fue la estrategia de Rebollo y su defensa.

Por su parte el fiscal de estado Carlos Rescala, también apeló la sentencia por considerarla escasa. Dijo que el juez obvió pruebas fundamentales de pericias, como el exceso de velocidad que se movilizaba a 86,82 kilómetros por hora (cuando la máxima es de 40 en avenidas), y con el test de alcoholemia que le dio positivo con 1,09, tres veces de lo permitido. Donde también el imputado, debió considerar la situación del tiempo con lluvia y asfalto mojado, que no le sería posible frenar si requería hacerlo ante una posible colisión. Cuestiones que Rebollo como abogado no desconocía pero evidentemente ser parte del equipó de asesores de Polentarrutti hacia que se creyera impune al ordenamiento. «Que si respetaba todo eso, a pesar de la maniobra fortuita de Ponce, quizás las lesiones que les hubiera provocado no hubieran sido de gravedad», manifestó en su alegato, Carlos Rescala.

Ante todo esos fundamentos, es que las juezas Valle y Grillo, declararon la nulidad del fallo N 68 y del debate que lo procede, debiendo la misma Cámara que lo dictó, pero con distintas sala unipersonal, desarrollar un nuevo juicio y dictar el respectivo pronunciamiento, firmaron.

Compartir