27 mayo, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

La Justicia saenzpeñense condena a 10 años de cárcel a dos personas por abusar de una joven en Quitilipi

Sáenz Peña. La sentencia fue leída este pasado 19 de abril. El juez Mauricio Rouvier entendió que quedó demostrado el abuso sexual, y convalidó la historia de la joven que dijo le dieron de beber algo «con alguna sustancia». El hecho ocurrió en 2018, en agosto de 2021 fue elevado a juicio tras la investigación del fiscal Valero, y el año pasado en septiembre fue postergado. Finalmente el 3 de abril concluyeron las audiencias con sentencia condenatoria.

Los condenados son Heber Daniel Acevedo, propietario de un gimnasio, y Mauro Enrique García, docente. La sentencia es de 10 años de prisión más las accesorias y costas legales. La víctima fue Keila Solis quien fue acusada de falso testimonio pero en la sentencia el juez Rouvier desestimó esa acusación y dio por válido el testimonio de la joven que narró por menores del  hecho que se produjo en un domicilio del Barrio 220 Viviendas de Quitilipi, donde éstas dos personas abusaron sexualmente de ella.

Em el juicio la víctima, asistida por el abogado Juan Pokorni,  mencionó que se encontraba inconsciente como consecuencia de haber ingerido una bebida con alguna sustancia según se desprende de la investigación.

Los imputados, representados por Mauricio Masin y pablo Madzarevich, habían alegado que «todo lo que se hizo fue expresamente consentido», sin embargo la Fiscalía desestimó esa cuestión, no obstante ambos imputados aguardaron el juicio en libertad y ahora fueron condenados por el delito de Abuso Sexual con acceso carnal agravado por la participación de dos personas.

El hecho ocurrió en agosto del 2018, oportunidad en que la joven había salido de un boliche en la localidad de Quitilipi y uno de los ahora condenados la invitó para acercarla a su domicilio, y según los relatos el vehículo era manejado por otra persona. La víctima mencionó en ese entonces que en el recorrido pasaron frente al domicilio de la joven, sin embargo, fueron a parar a otra vivienda que estaba ubicada unas cuadras más adelante, donde sucedió el hecho.

Compartir