25 junio, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

La perversa mentira de Liliana Spoljaric a los vecinos: «En mi casa ya estoy tomando el agua de red”

Sáenz Peña. Completamente infame en sus acciones, la vocal de Sameep, reedita la receta goebbeliana para sostener un relato siniestro. Dijo que «éste miércoles estará normalizado el servicio», mientras las personas ni siquiera consiguen sacar agua con bombas. Spoljaric ensaya una mentira tras otra, y denota que el Gobierno la puso en ese cargo para tener una «mitómana» oficial recorriendo los medios.

La vocal de la empresa SAMEEP, Liliana Spoljaric, participó de programas radiales y televisivos, todos oficialistas donde las preguntas son de pizarrón. Entre otras cosas dijo que en Sáenz Peña se purgan las cañerías internas de las redes «porque por el nivel, la cota que tiene la ciudad, en algunos lugares llega un poco mejor y en otros no».

La frase más perversa de la funcionaria saenzpeñense fue: “El agua está para consumirse, creo que para el miércoles estará todo normalizado según los valores que estamos trabajando. En mi casa en Sáenz Peña, por ejemplo, ya estoy tomando el agua de red”.

Spoljaric en redes sociales, como Instagram, publica historias (militancia 2.0) para demostrar que los vecinos le «agradecen» la mejor calidad del agua. Sin embargo el agua sigue «sucia», y hay barrios donde no se consigue ni con bombas.

Pareciera que tras el fracaso del contador D’Alesandro que fue removido por el caso de la turbiedad, la nueva vocal Liliana Spoljaric quiere implementar acciones típicas del ex ministro de Propaganda e Información nazi, el “enano cojo y diabólico” Joseph Goebbels.

Por las publicaciones realizadas desde que asumió la ex diputada del Peppismo, hoy Coquista encolumnada, está soldada a al menos uno de los principios de la propaganda de aquel tiempo: «el principio de orquestación», donde la propaganda se limita a un número pequeño de ideas que repetidas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto, sin fisuras ni dudas, busca convertirse en verdad.

En una de sus publicaciones enseñó fotografías de 5 vasos de agua indicando: «son muestras de agua que me envían los vecinos dé Sáenz Peña, además de seguir con el trabajo que seguimos realizando», y arrobó a la empresa donde hoy es funcionaria.

Es increíble que dirigentes políticos que observan hora a hora que el agua turbia no cambia no se expresen. La mesa del PJ local integrada por la presidente Luisina Lita, y sus vices Lorena Palacios, Rubén García y Alejandro Capitanich, no dice nada sobre el agua que toma la gente. Tampoco se expresan los concejales Carlos Pereira ni Héctor Wasinger. Muchos menos quienes ocupan cargos en el interior en las distintas reparticiones.

Pero ojo, tampoco se expresa el Radicalismo, con honrosas excepciones. Tal vez porque muchos están vacacionando, o porque tienen para pagar un bidón de agua de 400 a 600 pesos cada dos días.

¿Acaso no visitan a los vecinos? ¿Acaso no están recorriendo los barrios? En esas visitas, ¿la gente no les convida agua o no les invita mate?

La nueva vocal Liliana Spoljaric también postea fotografías junto a empleados de la empresa revisando cisternas o tomando muestras, y asegura que «se trabaja para mejorar el servicio». Sien embargo nada dice sobre el gasto económico extra que las familias deben hacer para comprar agua en bidones. Cerca de 7.500 pesos por mes.

Pero el agua turbia no es el único problema de la empresa, cuyos empleados de planta, de años de servicios, pone lo mejor de sí todos los días a cada hora, pero no aparecen en las fotografías, como sí lo hace la ingeniera que «necesita mediatizar» sus pasos por una necesidad política en un año electoral. Muchas familias están mostrando en las redes, donde la encuentran más seguido, y con mayor seguridad a Spoljaric, calles infectadas con agua podrida, verde, con olor nauseabundo, donde incluso la invitan sin éxito a conocer.

Pero la verdad se muestra sola, y la infame acción de Spoljaric cae. Hoy muchos vecinos compartían la imagen de un vehículo de reparto de una empresa privada que bajaba bidones tratados en la sede de Sameep Sáenz Peña. Y algunos vecinos de la funcionaria, que hace poco fue protagonista de un episodio cinematográfico en su casa con presencia policial, señalan que también en la casa de Spoljaric se bajan bidones… le mandará presentes su ex patrón, y le zapateará el sodero en la vereda al bajarlos?

Compartir