25 junio, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

«La política está en deuda con los chaqueños, se equivocó», dijo Zdero al asumir como Gobernador

En el recinto Deolindo Felipe Bittel, Zdero dio el «si, juro» pasados 20 minutos de las 9. Ingresó al lugar acompañado de cada representante de los bloques políticos.

El traspaso de mando será dos horas más tarde, a las 11, en Casa de Gobierno. Recién allí se encontrará con el actual mandatario chaqueño, Jorge Capitanich, quien hará entrega de los atributos correspondientes.

EL DISCURSO COMPLETO DE ZDERO:

A todos los presentes y a todos los chaqueños, quiero decirles que es para mí un honor asumir la responsabilidad junto a Silvana. Hoy se cumple un gran sueño. Somos nietos de inmigrantes que vinimos con los bolsillos chicos y corazones cargados de esperanza.

Somos hijos de aquellos que con coraje dejaron el esfuerzo en esta provincia, y es por eso que venimos a ratificar el sueño de trabajar que anhelan todos los chaqueños por un Chaco mejor.

En honor a ellos y como me enseñaron en la vida a ser agradecido, quiero hacerlo en primer lugar con mi familia: Verónica, quien me acompaña en la vida, Santiago, Julián y Luciano, mis hijos, a mi madre, a mi viejo que me acompaña desde el cielo, a mis hermanos, mis afectos y a todos los chaqueños.

Agradezco a todos los chaqueños que me abrieron las puertas de su casa, que nos miramos a la cara, a esos docentes, a los comerciantes, a los enfermeros, a los policías, a los productores, al pueblo originario, a los emprendedores, a los trabajadores y a los que aún buscan trabajo. Gracias, gracias enormes a todos los que nos acompañaron ese 17 de septiembre, y también a todos los que optaron por otra alternativa en la profunda vocación democrática.

Me dirijo a ustedes en un momento histórico, a 40 años de la democracia, recordando la frase de Raúl Alfonsin. Tenemos una meta: la vida, la justicia y la libertad, pero para eso tenemos un método para conseguirlo, la democracia, y me comprometo a respetarla, a respetar la institucionalidad. Y tengan la certeza de que vamos a gobernar para todos porque ese es el verdadero espíritu democrático, ese es el mandato popular que… como corresponde.

Será un gobierno de puertas abiertas, plural, participativo, de consensos y de diálogo, pero sobre todas las cosas, con los pies sobre la tierra. Seremos un gobierno eficiente, cercano a la gente, y queremos recuperar nuestra identidad. Por eso, invito a los chaqueños a reconstruir ese sentido de pertenencia, ese Chaco tal cual describe la canción de la provincia. Ese Chaco de sol y campesino, el del viento norte arado hasta el fondo de la tierra que junta al hombre con su sangre. Ese Chaco que sentimos, ese Chaco fuerte, solidario, ese, nuestro Chaco. Me siento absolutamente honrado de tener sobre mis espaldas esta enorme responsabilidad que ustedes me delegaron.

Junto a Silvana Schneider, tenemos la convicción de llevar adelante esta trascendente misión, aportando el máximo esfuerzo para estar a la altura de las expectativas ciudadanas. Hemos convocado a hombres y mujeres de bien para cada labor y conformar este equipo que asume la responsabilidad de trabajar para un Chaco de oportunidades. Este es el equipo que estará en territorio, ese territorio que conozco palmo a palmo y que exigirá vocación de trabajo para alcanzar los objetivos trazados.

La tarea no será fácil, pero estamos dispuestos a dar todo lo que esté a nuestro alcance para cumplir con nuestra causa, el bienestar de los chaqueños. Hemos tomado contacto con una infinidad de situaciones que nos duelen, hemos visto el esfuerzo que hace cada chaqueño para batallar el día a día, y también sus frustraciones que quedan plasmadas en cada testimonio, muchas veces hasta desgarrador.

Reparar esas asimetrías no será sencillo, no se trata de números ni explicaciones grandilocuentes, sino de situaciones que atraviesan lo cotidiano de la familia, de ese que será nuestro norte. Entendemos que la política está en deuda con los chaqueños porque la política se equivocó y dejó de escuchar.

No concebimos esta actividad como un laboratorio en el que se puede estar lejos de la gente, es al lado de la gente o no es nada. En esta gestión se terminan los funcionarios de escritorio, venimos a estar cerca, a poner la cara, a tomar contacto con la realidad cotidiana, aceptando el reclamo y la queja, valorando la opinión de cada habitante de este suelo y tomando nota de sus inquietudes y entendiendo que la recuperación depende de ese intercambio saludable que se debe dar entre los gobernantes y quienes en definitiva son los propietarios del poder, es decir, los ciudadanos.

Sabemos que estamos de paso, que la ciudadanía nos respaldó con claridad, pero no nos creemos los dueños de todo. Hemos sido elegidos para contribuir con las soluciones que la provincia necesita, y eso es lo que haremos. No venimos a refundar la provincia, como lo dijimos en tiempos electorales. Lo que hasta aquí funciona bien continuará, lo que se pueda optimizar lo mejoraremos y lo que no se hizo se va a hacer para poner en marcha el Chaco de oportunidades.

La soberbia debe quedar de lado. Seré personalmente el custodio de que los funcionarios tengan la sensibilidad, la grandeza y la humildad necesaria para gestionar, comprendiendo que estamos atravesando un tiempo difícil los chaqueños. No siempre tendremos la solución en las manos, muchas veces no podremos resolver con la velocidad esperada. La situación en general no es óptima.

Recibimos una provincia muy mal administrada, con muchos dolores. En este último tiempo hemos asistido a un sinfín de maniobras que comprometen la caja del Estado y la vida de la gente, actos de gran irresponsabilidad comprometiendo el patrimonio, el presente y el futuro de los chaqueños. Recibimos una provincia con el índice de pobreza más alto del país, con los peores índices educativos, con un sistema sanitario en terapia intensiva y un entramado social destruido.

Pero les aseguro que vamos a trabajar con mucho esfuerzo diciendo desde el primer día la verdad a la gente y sin demagogia para salir adelante. No somos magos, la tarea será difícil, haremos lo imposible para cumplir con las expectativas de cada uno de ustedes.

Pero como siempre dije, mirándole a los ojos y con la frente en alto para dar la cara, inclusive ante la imposibilidad de brindar una solución concreta a corto plazo. La gente nos reclama ahora mismo saber qué pasa. Y es por eso que utilizaremos todos los mecanismos posibles para auditar y mostrar cómo hemos recibido la provincia. Queremos dejar constancia formal de qué provincia nos entregan hoy, y es por eso que hemos instruido a los funcionarios, a través de la vicegobernadora, para que se inicien las auditorías correspondientes con una etapa de relevamiento formal y el compromiso de informar a los chaqueños cuál es la situación real de la provincia y del estado.

Cuando la información reunida lo permita, estaremos compartiendo lo relevado y como corresponde informaremos a la sociedad oficialmente dando transparencia a las circunstancias correspondientes. Por incómodo que resulte hay que decir que no estamos bien, que los discursos bonitos no alcanzan para justificar que estamos mal, que no tenemos plata, que la situación está mal, y que comienza un nuevo tiempo que hay que dejar de esconder los problemas debajo de la alfombra porque primero hay que reconocerlos para poder asumirlos. Es por eso que vamos a convocar a todos, los necesitamos a todos, y quiero enviar en este preciso momento un mensaje a los servidores públicos. Quiero enviarles este mensaje a los empleados públicos que tanto se esfuerzan muchas veces pero chocan también contra el poder de algunos privilegiados que abusan y hacen gala de sus vinculaciones para no prestar servicios, para cobrar sin trabajar y para hacer de las suyas. Eso en la provincia del Chaco se terminó y se viene un estado eficiente, de calidad, moderno, que facilite y resuelva los problemas de todos los chaqueños. No será fácil, pero tampoco importante lo que digan los voceros de la hipocresía. La provincia es hoy cuna del desorden, y es por eso que vamos a trabajar duro para ir por el primer escalón que es esencial para trazar nuevos horizontes y mejorarle la vida a cada habitante de nuestro Chaco. Nos proponemos como meta primaria ordenar la administración, no es posible ser exitoso en este mandato que nos otorgó la gente primero si no conseguimos ordenar cada ministerio, cada ente descentralizado y cada empresa estatal.

Será una tarea titánica restablecer el orden pero no sólo debemos restablecer el orden a nivel de gestión pública, sino porque hay que devolverle la calle a sus verdaderos propietarios: los ciudadanos de esta provincia. No impediré la protesta social, respeto el derecho a protestar, pero también hay que respetar el derecho de los que quieren circular. Abrazo la libertad y creo en los consensos.

Sabemos que pacificar es la clave, y por eso convocaremos a partir de la próxima semana a instituciones de la sociedad civil. Queremos ser absolutamente claros en esto: no vamos a permitir que ningun chaqueño crea que tiene autoridad superior por el resto de la sociedad. Los que hasta aquí creyeron que sus derechos son más importantes que los del resto, deben saber que utilizaremos la totalidad de nuestros instrumentos a nuestro alcance para hacer respetar los derechos de todos y no sólo los de algunos sólo porque hacen más ruido o reclaman con mayor vehemencia.

Ese diálogo será de carácter civilizado y respetuoso, y no tendrá lugar a actitudes prepotentes. No puede haber paz si no existe justicia. Aquellos que crean que se inicia un nuevo gobierno y que todo será igual, les notificamos que no será así. Las reglas han cambiado a partir de hoy mismo. No aceptaremos extorsiones ni en público ni en privado. No es nuestro estilo, no es nuestra filosofía pero por sobre todo no es lo que nos pidió la mayoría de los chaqueños que confió en nuestra nueva manera de hacerlo todo. Ese fue nuestro contrato moral con los chaqueños y no lo vamos a traicionar a ese mandato.

El estado debe recuperar su rol y no delegar la responsabilidad. Los intermediarios de la pobreza, los que se enriquecen a la costilla de los más necesitados, los que manipulan a la gente aprovechándose de su vulnerabilidad, no tendrán cabida en este esquema. Hicimos un compromiso, el de gobernar y transitar un tiempo de valores y el respeto será uno de ellos. No tenemos prejuicio alguno, por el contrario, vamos a abrir las puertas a nuevas actitudes. Sabemos que todos nos podemos equivocar y que una reflexión con sabiduría permite cambiar posturas. Arrancamos de nuevo y por eso estamos dispuestos a establecer esos vínculos con madurez y como la coyuntura lo amerita.

Claro que conversaremos con todos, y escucharemos a cada una de las instituciones y organizaciones de la sociedad civil, y estamos dispuesto a construir juntos. Pero no pemritirekmos que nos atropellen como lo hicieron hasta ahora. No existe en nuestra mente categoría de importancia en esas organizaciones, menos en aquellas que se midan por la prepotencia. Convocaremos a todas las instituciones. No creemos que una sea más importante que la otra, y en eso esperamos que los más ansiosos tengan la empatía que tanto declaman para comprender que chaqueños somos todos y que nadie tiene el monopolio de las preocupaciones.

Lo reiteramos, la prioridad es ahora el orden y por esa misma razón anunciamos hoy lo que llamaremos el pacto chaqueño. En este mismo instante, anticipo a la totalidad de los intendentes de nuestra provincia que este mismo martes los convoco a reunirnos en esta ciudad capital para iniciar juntos un camino de diálogo franco, comprometiéndonos a trabajar codo a codo, espalda con espalda, abandonando nuestras preferencias partidarias y abrazando la posibilidad que nos dieron los ciudadanos, refrendad por el voto popular y expresada en las urnas, y así convocar acciones para el presente y futuro de cada chaqueño.

Reafirmaremos a 40 años de la democracia garantizar la paz social, la transparencia, el respeto irrestricto a la institucionalidad y el compromiso de trabjar juntos para recuperar la confianza, la confianza de un sistema que ha perdido credibilidad y que está profundamente cuestionado por la sociedad. El Gobierno debe construir lazos, pero para eso necesita cambiar y abandonar prácticas inaceptables. Confío en que todos los intendentes compartirán esta visión y que podremos iniciar juntos un nuevo recorrido sin divisiones y con el foco puesto en el bienestar de cada chaqueño. No habrá desarrollo en esta provincia sin orden, somos optimistas. Dejaremos hasta la última gota de energía .

Pondremos todas las energías en recuperar la cultura del trabajo, no se crece en base a la ayuda social. El Estado está para contener, pero si no logramos activar el empleo formal y productivo, no hay futuro posible. Trabajo genuino y de calidad para los chaqueños es nuestra meta, la dinámica de la dádiva eterna es perversa, indigna para el que recibe sin hacer nada y patética para el que otorga como herramienta de sometimiento. No comulgamos con esta mirada, nosotros creemos en la gente, en su potencial, su dignidad, sus talentos, y por eso vamos a trabajar para construir.

Reitero: nuestra prioridad es la gente y lo van a escuchar hasta el cansancio, porque esta es nuestra verdadera convicción. Este no es un slogan de campaña, sino un sentimiento. Y es por eso que será nuestro rumbo, nuestro norte y nuestro guía en la acción. En esa línea hemos establecido áreas centrales en las cuales vamos a poner énfasis. No han sido elegidas caprichosamente ni tampoco al azar, consideramos que el tiempo y el momento lo exigen, y la gente lo demanda. Esto no significa que el resto de la acción gubernamental no será relevante, pero sí entendemos que deberemos brindarle especial atención a la seguridad, salud y educación.

Lamentablemente, la inseguridad ha ganado terreno, un sinfín de crímenes se cometen a diario y la gente ya no se siente segura, lo sabe esa mamá que espera a su hijo cuando vuelve de la escuela y que puede ser la próxima víctima por un celular o una zapatilla, lo siente un trabajador muy de madrugada cuando espera el colectivo. En ese día a día tiene que estar el Estado para garantizar seguridad, cuidar a nuestra policía es cuidar a los que nos cuidan, necesitamos restablecer la confianza entre la gente y la policía, y lo vamos a hacer. Será producto de las acciones que vamos a delinear juntos en cada localidad, en el barrio, en la ruralidad, le vamos a devolver la dignidad a este sector. Las fuerzas de seguridad en este tiempo han sido dejadas de lado, no recibieron el respaldo adecuado y hasta han perdido la legitimidad social en muchas ocasiones.

Trabajaremos para terminar con la impunidad de los delincuentes. Los que creen que el delito es una opción en esta provincia deben saber que el que las hace, las paga. Tenemos un gran desafío y es dar batalla contra el narcotráfico, recuperar las víctimas del flagelo será nuestra misión. Debemos dar el primer paso, y a eso nos abocaremos ahora mismo.

Convoco a cada trabajador de la seguridad a redoblar los esfuerzos, a recibir las denuncias de los ciudadanos con empatía, sin hacerse los distraídos. Los chaqueños merecen compromiso. Cambiaremos normas y modificaremos procedimientos, construiremos espacios para recuperar socialmente a los que delinquen y desistan de esa postura que no ayuda a crecer con dignidad.

Otra prioridad será la salud, ya no concebida como una salud brindada solo por el Estado, sino por un complejo sistema en el que conviven lo público con lo privado, contribuyendo cada uno desde su lugar. Es muy evidente que la salud del Chaco pasa por el momento más crítico de su historia: hospitales vacíos, con déficits de profesionales en diversas disciplinas, falta de medicamentos e insumos, mala administración de los recursos y un servicio que no llega a los ciudadanos. Con la salud de los ciudadanos no se juega y esa será nuestra premisa. La reconstrucción de este sistema llevará su tiempo, pero trabajaremos incansablemente para recuperar el daño ocasionado. Nos encantaría decir que esto se restablecerá velozmente, pero eso sería faltarle a la verdad. Estamos frente a una emergencia sanitaria, una crisis de niveles nunca antes vista. Por eso estamos aquí, para trabajar, y eso es lo que haremos. La obra pública debe avanzar en lo que falta y mejorar todo lo hecho.

El desarrollo económico no se genera sin la creación de riqueza. Cada sector tiene mucho para ofrecer y será nuestro desvelo para convencerlos a nuestros aliados. El sector privado debe ser el motor del progreso, del crecimiento y del desarrollo. El Estado está para proveer servicios esenciales, pero es la iniciativa privada la que genera mayor calidad.

Seremos un gobierno austero, que cuidará los recursos de los contribuyentes sin malgastar. No vamos a comprometer el dinero público en cuestiones que no correspondan, la integración no será retórica. Eso implica recorrer la provincia. Los funcionarios ya saben que no queremos funcionarios de escritorio, sí de territorio. Integrar también es trabajar en cada lugar y es por eso que estaremos trabajando en cada lugar con los intendentes.

Un punto central será el desarrollo, no vinimos a administrar pobreza sin crecer armónicamente, ya no como concepto económico sino como concepto integral. Desarrollarse significa evolucionar. Debemos avanzar en la digitalización de trámites.

El Chaco puede ponerse de pie, lo puede hacer desde cada pequeño paraje, desde cada rincón de esta provincia, iniciando un camino repleto de anhelos. Nada se consigue sin esfuerzo, nada que valga la pena se logra en un abrir y cerrar de ojos. La dignidad requiere sacrificio. No haremos demagogia, no somos populistas, no contaremos cuentos de hadas. Los chaqueños lo saben, lo viven, lo sufren. Nos vamos a levantar chaqueños, vamos a superar esta etapa, y les vamos a demostrar que valdrá la pena, sé que será difícil, sé que es un sueño, pero qué sería de la humanidad si no pudiera crecer en sus sueños.

En este acto me comprometo con los chaqueños, con cada uno de ustedes, de cada rincón de esta maravillosa provincia, del Chaco profundo que nace con la convicción de esta tierra. Nos vamos a levantar chaqueños, nos vamos a levantar en nuestros campos sembrados, sembrados de sueños, de hombres y mujeres que abrazan a la tierra como a sus hijos.

No es tiempo de rendirse, es tiempo de empujar, de esfuerzo, de un nuevo Chaco, es tiempo de todos. A mis coprovincianos los invito a construir, es ahora. Dios bendiga a cada chaqueño, muchas gracias.

Compartir