24 julio, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

Livio Gutiérrez explicó las razones que impulsaron a pedir la disolución del Iafep

Resistencia. «Era una gestión tan irregular que un día después de perder las elecciones suspendieron todo», dijo el secretario de Gabinete, que señaló que gran parte del presupuesto iba a organizaciones para la construcción de viviendas que no se hacían.

Apenas asumió la actual gestión de gobierno, señaló que existía una serie de irregularidades de la anterior administración que debían revisarse y en uno de los organismos que puso el foco fue en el Instituto de Agricultura Familiar y Economía Popular (Iafep).

Lo intervino y luego pidió su disolución, lo que se concretó en la Legislatura. Consumada la ley, el secretario de Coordinación de Gabinete, Livio Gutiérrez, ofreció ayer una rueda de prensa para repasar las razones que impulsaron al Poder Ejecutivo a pedir que deje de existir este ente. «Era un organismo que fue absolutamente viciado en sus objetivos: se terminó en el Chaco la discrecionalidad y el uso político del dinero», subrayó. La normativa también establece la necesidad de reubicar a los trabajadores que allí se desempeñaban y que son poco más de cien, de los cuales el grueso venía del Ministerio de Producción y el resto son propios del Iafep, a los que se suma un puñado de becados.

Recordó que la anterior gestión de gobierno destinó el año pasado 16.500 millones de pesos al organismo para el funcionamiento de los consorcios rurales y ladrilleros, los cuales percibieron solo dos por ciento de ese monto. «Solo 190 millones fueron a los pequeños productores y 154 millones a los ladrilleros, lo que representa un uno por ciento para cada sector», graficó Gutiérrez.

Y añadió que todo el dinero fue destinado a cerca de 500 organizaciones sociales, casi todas creadas irregularmente para ese fin, lo que derivó también en la intervención del área de Personas Jurídicas del Chaco.

Entre las irregularidades detectadas, se habían destinado 10.000 millones de pesos para emergencia habitacional. «Son las famosas casas que no sabemos ni dónde están, y muchas no están terminadas», dijo.

«El uso político del dinero del Iafep quedó notoriamente plasmado cuando la gestión anterior perdió las elecciones provinciales, y el propio presidente del organismo suspendió todas las prestaciones al día siguiente: esto demuestra que era una creación política», agregó.

En tanto que para infraestructura social se habían destinado 2000 millones de pesos para que los barrios de las viviendas construidas por el organismo cuenten con ripio, luz y servicios básicos.

El diputado de Juntos por el Cambio Francisco Romero Castelán presentó ante la Justicia una denuncia por el programa Recitodos, que promovía acciones de reciclaje financiadas por el Iafep que no están comprobadas que se hayan efectuado. Esto fue citado en la conferencia por Gutiérrez.

En el escrito señalan que el espíritu del convenio que dio nacimiento al programa era financiar a 350 organizaciones pero que unas 800 recibieron recursos, y en muchos casos fueron aumentando los fondos de forma considerable con el paso del tiempo.

Compartir