24 abril, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

Monseñor Martín llamó a la paz en Rosario y a luchar contra la ‘violencia injusta e irracional’

Rosario. En una misa en la catedral, el arzobispo también convocó a sembrar paz -«que no es debilidad, es fortaleza»- y pidió a las autoridades combatir el delito organizado siempre dentro del derecho.

Ante una catedral colmada, el arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, pidió el don de la paz y el consuelo “a los que perdieron la vida en estos días y a sus familiares”, víctimas de la violencia urbana que conmociona a esa ciudad santafesina; y rezó «por la vida de los rosarinos, tan seriamente amenazada».

“Miremos a Jesús hoy y encontremos toda la fuerza que necesitamos, toda la unidad que necesitamos, todo el compromiso que necesitamos para seguir trabajando por el bien, por la justicia y por la paz, para no dejarnos amedrentar por esta violencia diabólica que quiere paralizarnos, quiere hacernos detener, sembrar terror en la ciudad, lograr terror en cada uno de los rosarinos», expresó en la homilía.

«Tenemos que encontrar en Jesús esa fuerza para seguir adelante, con la certeza de que el mal no vencerá, de que el mal no tiene la última palabra; de que la última palabra la tiene el bien, la tiene Dios sobre el mundo y sobre la vida, la última palabra es misericordia, la última palabra es vida, no muerte. Esta es nuestra fe. Por eso, nos podemos levantar aún en medio del dolor y seguir caminando».

El arzobispo rosarino invitó a rezar por las autoridades, para que “tengan la templanza que necesitan para, inclaudicablemente, buscar el bien y buscar la defensa de la vida de todos los rosarinos, tan seriamente amenazada por estos actos de terror”.

“Queremos estar junto a las autoridades para luchar contra esta violencia injusta y racional, dentro del respeto de las leyes y del respeto de dignidad humana. No excediéndose, siendo firmes e inteligentes, pero siempre dentro del derecho y lo que es la dignidad de la persona”, precisó.

Monseñor Martín sostuvo que “hay mucho trabajo por hacer para sembrar paz; que no es debilidad, es la fortaleza de decir: ‘No me van a convencer con el mal, no me pueden tentar de la misma manera’”.

“Miramos a María, nuestra Madre, la que estuvo al pie de la cruz. También hoy está al pie de la cruz de los rosarinos y de las familias que han perdido a sus seres queridos, y de todos los que han sido amenazados; acudamos a ella e imploremos que ella nos traiga la paz”, agregó.

«Trabajando nosotros: luchando por la justicia, luchando por la paz, luchando por el bien, luchando en contra de la violencia y elevando nuestras manos a Dios y confiando plenamente en que, en Él, está el bien de todos nosotros. Que María Santísima del Rosario, nuestra Patrona y Fundadora, nos mire ahora y tenga compasión de todos nosotros, los rosarinos», concluyó.

Compartir