27 mayo, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

Sáenz Peña sin colectivos urbanos: la empresa y los empleados «extorsionan» con un paro al Municipio

Sáenz Peña. La medida es desde hace dos días. El empresario Julián Vilar busca que el Municipio aporte 30 millones de pesos y asegura que ya no recibe subsidio nacional. Desde el Municipio hablan de lockout patronal a modo de extorsión para obtener recursos, y anticipan que podrían llamar a licitación del transporte que hoy es operado por una única empresa.

El ser la única empresa prestataria le permite a San Roque SRL paralizar el servicio de 4 ramales y tener de rehén a la ciudadanía, amparándose en el relato de no poder seguir funcionando por no poder cubrir los costos. Según estimaciones la empresa Línea 1 necesita 54 millones de pesos para sueldos, y otros 40 millones para combustibles y otros costos operativos.

El empresario Julián Vilar, acompañado de dos empelados (integrantes de la UTA) fueron al Concejo este miércoles para hacer ver la situación, y a la ciudadanía le dicen que los coches no salen a la calle porque no tienen para cargar combustibles.

Desde el Municipio el secretario de Gobierno Diego Landriscina fue duro al cuestionar al empresario y lo acusó de extorsionar para obtener recursos. Según la Municipalidad desde diciembre del año pasado se abona a la empresa como subsidio unos 15 millones pero ahora Vilar pretende duplicar ese dinero, y por ello organizó un lockout patronal, una medida de acción directa que consiste en la paralización total o parcial de las actividades en connivencia con los empleados.

La comuna local, en defensa de los ciudadanos que son rehenes de esta medida que se reedita cada mes o mes y medio (de esa forma la empresa busca que todo el costo operativo lo paguen la municipalidad, la provincia y la nación) anticipó que podría llamar a licitación el transporte o disponer de la circulación de minibuses para prestar el servicio.

En una consulta hecha por este medio a Vilar sobre hasta cuándo es el paro, el empresario sólo respondió escuetamente: «no se».

Compartir