Francisco: A un mundo pobre en humanidad, urge una civilización del amor

Roma. Con el pensamiento en las víctimas de la guerra en Ucrania el Santo Padre recibió, el sábado 23, a los participantes en el simposio promovido por la Asociación «Fiat».

“Difundir por doquier el olor del amor de Dios, cultivar el espíritu misionero para estar cerca de los que sufren: caminar y luchar con ellos, por su dignidad humana”, fue el camino propuesto por el papa Francisco -con un pensamiento particular en las víctimas de la guerra en curso en Ucrania- a los aproximadamente 120 participantes en el simposio “Tras las huellas del cardenal Suenens. El Espíritu Santo, María y la Iglesia”, promovida por la Asociación Fiat, a los que recibió este sábado 23 de abril en la Sala Clementina del Vaticano.

«En un mundo cada vez más secularizado -observó- se necesitan discípulos convencidos en su profesión de fe y capaces de transmitir la llama de la esperanza a los hombres y mujeres de este tiempo».

El horror de la guerra y la necesidad de la paz
El papa Francisco señaló que “las tragedias que estamos viviendo en este momento, en particular la guerra de Ucrania tan cerca de nosotros, nos recuerdan la urgencia de una civilización del amor. En los ojos de nuestros hermanos y hermanas, víctimas de los horrores de la guerra, leemos la profunda y apremiante necesidad de una vida marcada por la dignidad, la paz y el amor”.

Ante las numerosas crisis que sacuden la casa común, el pontífice invocó una amistad social que no excluye a nadie y una fraternidad abierta a todos, exhortándonos a ser testigos de la misericordia, la ternura y la bondad de Dios.

Necesitamos construir una humanidad, una sociedad de relaciones fraternas y llenas de vida. En realidad, «las acciones derivan de una unión que se inclina cada vez más hacia el otro, considerándolo precioso, digno, apreciado y bello, más allá de las apariencias físicas o morales.

“Todos estamos llamados a ser protagonistas de una Iglesia en salida, bajo el impulso del Espíritu Santo”, continuó el Papa, señalando cómo la cuestión de la evangelización está hoy en el corazón de la misión de la Iglesia. Luego señaló el modelo de la Virgen María: “A un mundo pobre en humanidad” es necesario dar un mensaje fuerte “con palabras, acciones y testimonios”.

El Santo Padre les indicó buscar “en la oración y en la misión misma la fuente del bien y de la verdad” y en la comunión con Cristo muerto y resucitado encontrar “la fuerza para ver el mundo con una mirada positiva, una mirada de amor, una mirada de esperanza, una mirada de compasión y ternura, con especial atención a las personas desfavorecidas y marginadas”.

La Asociación FIAT es una organización nacida dentro de la Renovación Carismática y, fundada oficialmente en 1982 por el cardenal Leo Joseph Suenens y Veronica O’Brien, tiene como objetivo participar en la misión de la Iglesia en el contexto de la nueva evangelización, en línea con las peticiones del Concilio Vaticano II.