La ciudad celebró 108 años de vida institucional

Sáenz Peña. En la noche del sábado se hizo la vigilia hasta el momento de cantar el Felíz Cumpleaños y disfrutar de los fuegos artificiales. Este domingo se ofició el  Tedeum, y posteriormente el acto central.

Estuvieron presentes el intendente de la ciudad Bruno Cipolini, el presidente del Concejo Municipal Pedro Egea, el diputado nacional Gerado Cipolini, concejales de la ciudad, Nora Gauna, Carlos Pereyra, Héctor Wasinger y Ernesto Blasco.

“Estamos debutando como anfitriones en esta fiesta, tenemos una gestión por delante, una gestión de continuidad, de mucha responsabilidad, lo bueno, lo no tan bueno y seguramente todo lo que falta , así que dispuestos a afrontar los desafíos que se han ido planteado sobre todo a lo largo del año electoral”, dijo el intendente Bruno Cipolini, que entre los lineamientos que serán desafíos para este tiempo enumeró el manejo del agua, la colaboración en materia de recuperación de la Seguridad publica en la ciudad, mantenimiento de la obra pública, y seguir con aquellas cosas que venían con buen ritmo.

Tedeum

La ceremonia religiosa estuvo presidida por el padre Sergio Nosa de la Catedral San Roque quien recordó que “esta oración de la acción de gracias nos congregaba por tantos beneficios que hemos recibido , esos beneficios que es fruto de nuestros esfuerzos y que también nos comprometa a mirar con esperanza hacia adelante”

El sacerdote reconoció que se estaba iniciando “un tiempo donde también se nos exige muchos esfuerzos, es una época donde necesitamos aferrarnos mucho a la Fe a Dios. No es tiempo para entristecernos, desalentarnos, son tiempos difíciles, pero si estamos con la mirada puesta en Dios, que es el creador de todos los bienes, también vamos a poder dar muchos frutos de Justicia, frutos de Paz , de solidaridad”.

Dijo que “en este aniversario de nuestra ciudad necesitamos también renovar todos el compromiso de ayudarnos mutuamente”.

En su menaje el padre Nosa pidió a la comunidad compromiso, “ debemos sentirnos entre todos comprometidos a hacer crecer la ciudad de Saenz Peña, que nos alberga como una gran casa, que queremos que tenga también la calidez de un hogar, la gran casa no sirve de mucho si no hay calidez de hogar dentro de ella”.

“Sáenz Peña es nuestra gran casa- dijo el sacerdote- y tenemos que poner esa calidez de hogar todos los que vivimos en ella comprometiéndonos unos como autoridades y otros como ciudadanos a poder hacerla crecer siempre apoyada en Dios, Dios es lo que la va a sostener aun en los momentos de mayor dificultad done pareciera que la barca se hunde no dejemos de levantar nuestra mirada hacia arriba, al Señor , al Todopoderoso y decir Señor Aumenta Nuestra Fe”, concluyó.