• Home »
  • Policiales »
  • Policías pidieron una coima y cuando las autoridades fueron alertadas se inventaron una multa

Policías pidieron una coima y cuando las autoridades fueron alertadas se inventaron una multa

Sáenz Peña. Sucedió este viernes en el control de ruta 95 a metros de calle 51. Las victimas son dos jóvenes que se trasladaban en una camioneta. Un familiar de los jóvenes puso en evidencia lo ocurrido y se comunicó con autoridades de la Caminera. Increíblemente no se puedo hacer la denuncia por «¿protección?» institucional.

Un joven de 18 años, dedicado a tareas agropecuarias, junto a su pareja asistió este viernes a una consulta médica. Al regresar a su domicilio en la zona rural de Tres Isletas fue demorado en un control de Policía Caminera ubicado en ruta 95 a pocos metros de la calle 51 de Sáenz Peña. En el lugar le pidieron todos los papeles del vehículo (cedula, seguro, VTV, y carnet de conducir), los que estaban en regla según las normativas.

Tres uniformados participaban del control. El joven fue invitado a detener el vehículo a un costado de la calzada y se le solicitó acercarse a un patrullero estacionado en el lugar. Allí le mencionaron que al no poseer extintor debería afrontar una multa. «La multa te sale 11.700 pesos, sino podes colaborar con algo», asegura el joven que le indicó uno de los policías. El pedido de «colaboración» fue de 3.000 pesos.

El joven dijo no tener esa suma porque regresaba de una consulta en el médico, y los policías sugirieron que «colabore» con lo que tenga. Tras eso, le dijeron que se retire y siga su camino.

No se puedo hacer la denuncia

Tras lo sucedido los jóvenes avisaron a un familiar y éste se comunicó con las autoridades policiales para dejar constancia del hecho irregular y se tomen medidas, incluso ofreciendo hacer la denuncia formal sobre lo acontecido.

Sucedió que el funcionario policial con el que tomó contacto en todo momento quería tener los datos de los jóvenes y el vehículo. «Cuando ocurren esos casos así deben acercarse a la División y radicar el escrito correspondiente», respondió el funcionario con rango de subcomisario, y agregó: «Que vehículo es… A que hora fue y quien es el conductor».

Tras un intercambio de mensajes con el funcionario, quien no quiso dar nombre de los policías involucrados para que se realice la denuncia, el subcomisario expresó: «Yo me encargo».

Aparición mágica de la multa

Pasado el mediodía el funcionario local de caminera, Subcomisario Arregín, se comunicó telefónicamente con el familiar de los jóvenes y explicó que citó a los tres policías a su oficina para indagar sobre el hecho, y la explicación de los uniformados fue que se confeccionó un acta de infracción a las 10:10 de la mañana por no tener las luces bajas encendidas, la que no fue firmada por el supuesto infractor quien se retiró enojado del lugar.

Sin embargo, al momento de ser detenidos en el control los jóvenes avisaron a la familia lo que estaba sucediendo, siendo la hora 10.23 lo que deja en evidencia que la multa fue confeccionada para cubrir el delito que cometieron al pedir «colaboración» (léase COIMA). En el horario que los policías dicen realizaron el acta los jóvenes estaban en un barrio de Sáenz Peña muy distante al lugar del control.

Sin datos para denunciar

Tras lo mencionado por Arregín, dos horas después del hecho (hubo tiempo para pensar como zafar) se le solicitó una vez más al funcionario los nombres de los uniformados para hacer la denuncia, pero volvió a negarse. Dijo que los datos son de uso interno y ante el pedido de que se reciba la denuncia en la misma Caminera sostuvo que hay que denunciar en la comisaría jurisdiccional (Comisaría 3era) y que luego será el fiscal de la causa quien pida los informes y datos que figuran en un libro de guardia.

Qué dijeron los funcionarios

Tras lo ocurrido, un hecho sumamente grave, un delito, se dió a conocer este hecho primero al subcomisario Arregín y este se comprometió en ocuparse del tema señalando: «primero voy a investigar bien, pero ya te digo que están sancionados», aunque se negó a dar un número de expediente o sumario que se haya concretado al respecto.

También fue puesto en conocimiento de lo sucedido el subsecretario de Seguridad Vial Juan Basail quien dijo que estaba al tanto del suceso pero aclaró que «Según la información que tengo eludió el control». Otra mentira echada a rodar por la Policía de Sáenz Peña.

Hubo un intento de contacto con el Director de Caminera comisario Martínez quien respondió «ya me informo Arregín, estoy enterado… ya saben mis superiores». Y tajantemente dijo que en la zona no tiene inconvenientes de ningún problema con personal.

Preocupación del Subjefe

El subjefe de Policía, comisario general David Vega, atendió el requerimiento del familiar de los jóvenes. Se mostró preocupado por el hecho narrado y por el tratamiento espinoso que las autoridades policiales hicieron de lo sucedido. Vega dijo que se ocuparía personalmente, de hablar con el Jefe de Policía sobre lo ocurrido, y de solicitar los informes que se deban solicitar para transparentar la situación que avergüenza a la institución.