22 mayo, 2024

Opción de Noticias

El portal de periodismo de Sáenz Peña, Chaco

Se derrumbó el muro de la escuela ubicada a pocos metros de la sede del PJ

Sáenz Peña. El fuerte viento de esta madrugada se cobró el muro que amenazaba desde hace meses venirse abajo. Pese a estar a pocos metros de la sede del PJ, en pleno centro, ni Luisina Lita (candidata a intendente) ni Emiliano Capitanich (candidato a concejal) hicieron nada para evitarlo. Por «suerte» el derrumbe fue de madrugada y no lastimó a nadie. «Fue un estruendo fuerte, nos despertó en la noche», dijo una vecina.

El muro de una escuela, a pocos metros de la sede del PJ, a punto de venirse abajo pone en riesgo la vida de los alumnos, había advertido OdeN hace semanas y mencionaba que se trataba de la Escuela N° 136 ubicada en Avenida 2 y calle 3 en pleno centro de la ciudad, increíblemente ubicada a 50 metros de donde la dirigencia peronista encabezada por Luisiana Lita y Leo Arrudi se reúnen.

El muro en cuestión puede ceder en cualquier momento, hace meses está así, sin embargo Emiliano Capitanich de Infraestructura se vanagloria que hizo 3 mil metros de ripio, mencionaba este portal.

La nota de advertencia mencionaba que el mundo del revés marca las prioridades de los candidatos del PJ en la Termal. Emiliano Capitanich de Infraestructura, quien suele hacer posteos de realizar todo tipo de trabajo en las escuelas, se vanagloria que hizo 3000 metros de ripio en los barrios Sáenz Peña, San José y Kirchner, promoviendo la figura y candidatura de Luisina Lita, actual presidente del partido cuya sede se ubica apenas a media cuadra de la escuela, sin embargo es muy llamativo de Emiliano Capitanich no haya buscado resolver, o al menos hacer las gestiones, para solucionar lo del muro ubicado a metros del lugar donde la dirigencia peronista se reúne, o se reunía hasta que Luisina Lita ganó la interna obteniendo 600 votos de un total de 9 mil votantes afiliados habilitados.

Esta madrugada, producto de los fuertes vientos, el muro se vino abajo. Por «suerte» el derrumbe fue de madrugada y no lastimó a nadie. «Fue un estruendo fuerte, nos despertó en la noche», dijo una vecina. Recién esta mañana apareció personal de Infraestructura para retirar los escombros, pero nunca parecieron para repararlo. Ahora sin muro, la escuela N° 136 Comandante Fernández (nombre que honra al fundador de la ciudad) queda expuesta a ladrones y que cualquiera pueda ingresar en horas de la noche.

Compartir