Un embargo de más de 22 millones complica el presente y futuro de UPCP

Sáenz Peña. Hay quienes dicen que el gremio que conduce Niz está asfixiado en deudas. Alrededor de 16 mil afiliados se preguntan qué pasará con el gremio ante semejante noticia. El empresario Darío Bonnettini desde hace dos años reclama una deuda a la gestión que encarna José Niz.

Bonnettini era proveedor de alimentos y artículos de limpiezas para el hotel, el camping, los jardines, y otras dependencias que posee el gremio en toda la provincia. Y en el interior hacía la proveeduría a los afiliados por autorización de éstos con pagos mediante el gremio. «El gremio, mediante el Gobierno, le descuenta al afiliado las ordenes de compra, incluso reteniendo el porcentaje de Rentas, pero jamás me giraron ese dinero», explicó desnudando una suerte de «estafa» disfrazada encubierta.

El gremio determinó dejar de comprarle y el empresario saenzpeñense reclamó el saldo pendiente, y la conducción de José Niz desoyó el pedido de regularización de esos saldos impagos. En Sáenz Peña el contacto y la cara visible de UPCP, según el empresario, siempre fue Héctor Sosa.

Bonnettini  contó que mediante un reclamo judicial logró embargar las cuentas de UPCP ante la acumulación de deudas impagas que el gremio tiene con él y el monto asciende a una cifra cercada a los 22.3 millones de pesos.

“Esto es una historia de casi dos años de reclamos”, dijo el ex proveedor de UPCP. “La Justicia evaluó que es justo mi pedido, entonces, tomó la medida cautelar. Ahora,  todo se dirimirá en los ámbitos judiciales. Esto seguirá, seguramente UPCP presentará su descargo al caso y ya después, será materia de los abogados», dijo, y subrayó que «lo que puedo decir es que está vigente un embargo importante”, manifestó.

Fuente: ChM