• Home »
  • Chaco »
  • «Atiendo a todos, en la calle, donde sea, pero todo tiene un límite”, dijo el intendente Lovey sobre «apriete» de dirigente social

«Atiendo a todos, en la calle, donde sea, pero todo tiene un límite”, dijo el intendente Lovey sobre «apriete» de dirigente social

Quitilipi. La situación quedó registrada en una filmación que muestra una acalorada discusión. El «piquetero» pedía ser atendido en medio de un acto por el Día de la Tradición. El agua para consumo es un problema delicado que hace que el Municipio realice acciones.

Esta semana se dio a conocer un video de una discusión entre el Intendente de Quitilipi, Ariel Lovey y movimientos sociales. Frente a este contexto Radio la Red, dialogó con Lovey quien aclaró que fue lo que sucedió.

En primer lugar aclaró que el video se encuentra cortado, ya que solo muestra el reclamo de un grupo de personas, perteneciente a movimientos sociales, reclamando por el servicio de agua.

El intendente explicó que en la localidad hay cerca de 30 movimientos sociales, con demandas, necesidad, problemas sociales, pero que el grupo que se acercó hasta el municipio, es un movimiento de pueblos originarios que se comunican constantemente y solicitan que los atiendan de manera urgente.

“A veces uno tiene programado ciertas actividades que no amerita que los atienda, yo los atiendo a todos, en la calle, donde sea, pero todo tiene un límite”, relató Lovey y explicó que se encontraba en el acto del día de la tradición cuando el movimiento solito que se los atiendan en ese momento y él les ofreció hacerlo al día siguiente, por la mañana.

Sin embargo, las insistencias continuaron hasta llegar al punto de advertir que si no los atendía, tomarían el municipio y lo incendiarían.

“Tomaron la municipalidad cortaron la calle, había una cabalgada que iba a pasar frente a la municipalidad donde se hizo el acto, cuando pasamos frente de la municipalidad nos insultaron”, contó y afirmó que cuando terminó el acto, fue al municipio para dialogar pero no obtuvo respuesta, “ahí se desató un discusión”.

El intendente indicó que le reclamaban por el servicio de agua, destacó que están haciendo un gran esfuerzo para cumplir ya que el 70% de la ciudadanía no cuenta con el servicio, “no me saco el problema de encima pero hay una responsabilidad directa de la empresa Sameep”, planteó.

“Hay cosas que tiene sus límites, yo tengo mucha paciencia y  tolerancia, pero voy a poner un límite, porque puede comprender y entender la problemática que tienen pero con el sumo respeto que me merezco como persona, venir a plantear  que no tienen viviendas, agua, yo creo que es un toma de pelo, o enviado por otra persona para que justamente se produzca lo que se produjo. El exabrupto fue por una cuestión de que algunas cosas ya cansan, y uno tiene que poner límites”, expresó el intendente.

Asimismo destacó que la problemática del agua, es de hace dos meses y que ya se lo planteó al presidente de Sameep.

Para finalizar aclaró que “no soy una persona  violenta, simplemente levante la voz para poner un poco de orden, porque la gente de Quitilipi también está cansada de estos atropellos”, concluyó.