• Home »
  • Saenz Peña »
  • Con figuras desgastadas y otras que no incentivas confianza, el PJ termal vive su interna

Con figuras desgastadas y otras que no incentivas confianza, el PJ termal vive su interna

Sáenz Peña. Los exponentes hablan todos de «refundar» el PJ, un discurso que vienen arrastrando desde hace 30 años. Los candidatos, en su gran mayoría, afrotan serios cuestionamientos por parte de los afiliados.

La lista muestra en carrera a la concejal Luisina Lita, pero muchos aseguran que «no pega», es decir el compañero afiliado y militante no la ve bien, la encasilla como una porta apellido y sostiene que está muy subida al caballo y ni siquiera es de ella.

Se habla también de Taty Ayala, pero este personaje se puñetea con su pasado reciente, el de constructor. Su empresa familiar consiguió obras provinciales, por su condición de compañero, y falló. Atestigua eso lo ocurrido en Machagai. Los peronistas miran con  recelo sus intenciones para estar en el partido, porque creen que pese a su discurso solo busca un sello que le permita conquistar conchavos. .

Daniel Raffín tampoco consigue mucho apoyo, pero lo tiene intenciones.  Tiene crítica que se suman por su función en Pami, donde está atornillado hace años (con administraciones peronistas y no peronistas) y en ese lugar abundan los problemas y la gente se queja por el maltrato médico pero no halla soluciones.

También se menciona a Jorge Moreira, quien estuvo al frente de la Fiesta Nacional del Algodón en las gestiones anteriores de Capitanich como gobernador pero cuando asumió Peppo libró una batalla descarnada con los seguidores del hoy embajador y eso hizo que la FNA terminara casi extinta. Es más el predio es en muchos sectores una tapera. Nadie se hace cargo de ese patrimonio y las peleas internas entre los coquistas y los más coquistas que esos otros siguen haciendo daño.

Por otro lado hay un grupo de gremialistas que lejos de dedicarse a obtener más beneficios para sus afiliados quieren hallar sonrisas en el Gobierno actual y vender que pueden traccionar votos. Entre los sindicalistas hay noveles y grandecitos, algunos con pasado militante sin éxito.

Hoy todos hablan de unidad, pero todos quieren imponer la vieja formula: unirse, pero detrás de mi.  Es más hablan de insertar nuevamente al justicialismo sáenzpeñense en la sociedad (esta divorciada hace m{as de tres décadas) y que se transforme en una herramienta competitiva y no solo en una herramienta electoral.

Pero la realidad muestra que la sede partidaria siempre está cerrada, que no hay reuniones políticas en los barrios salvo semanas antes de las elecciones, que los dirigentes locales no construyen y por eso les imponen candidatos de afuera, no forman cuadros nuevos por eso esta oferta actual es con mas de lo mismo y algunos nóveles a los que la soberbia les antecede, y más allá que se hable de refundar para dar lugar al militante la mayoría solo piensa mezquinamente y lo demás es otra cortina de humo.

El PJ saenzpeñense se disputa quien será dueño del sello. Nuevamente la discusión se ahoga en eso. No hay indicios de buscar un líder, un conductor, un componedor de sectores, por eso abundan exponentes desgastados que sólo dañan al partido.