El Concejo reconoció a Alfredo Molina por el Día del Librero

Sáenz Peña. Librería «América» desde 1941 nació como empresa familiar. Descendiente de familia andaluz, el Arqutecto Alfredo Molina recibió como herencia como tercera generación.

Con motivo de celebrarse el pasado 26 de abril el “Día del Librero» en Argentina” el Concejo Deliberante adhirió a esta notable fecha y destacó a Arquitecto Alfredo Molina propietario de la tradicional librería América por promover y fomentar desde su local comercial el desarrollo cultural, personal y profesional a través de la lectura.

Los ediles aprobaron por unanimidad la resolución municipal autoría del presidente del concejo Pedro Egea que promueve homenajear a los libreros, fomentar la lectura y su importancia y conocer la función que desempeñan los libros para combatir la ignorancia; también concientizar a las personas sobre lo importante que es leer y promover el amor hacia ellos y destacar a quienes están detrás del mostrador vendiendo cultura envuelta en historias. “A través de la lectura adquirimos conocimientos, ella nos acompaña a lo largo de nuestras vidas y hace que entendamos el mundo y lo que nos rodea” detalla el escrito.

Alfredo Molina, uno de los libreros más antiguos de la ciudad, agradeció el reconocimiento recibido por parte de los concejales “es un abrazo al corazón realmente” expresó y destacó la labor que viene realizando el municipio desde el área de cultura saliendo a los barrios con el Plan Municipal de Lectura que permite que niños y adultos tomen contacto con los libros y vivan una experiencia única y maravillosa a través de la lectura.

En diálogo con Eres Chaco, Alfredo Molina nos contó la historia de Librería «América» inaugurada en marzo de 1041, lo que significa que el negocio familiar tiene 80 años en la ciudad.

Relató que Patricio su padre estuvo con la Librería al lado de la Catedral, junto al abuelo de Alfredo de nombre Cipriano, estuvieron frente al Banco Nación y luego se mudaron a calle 10 centre 13 y 11 en 1962, cuando recién se inauguraba el edificio del Correo Argentino.

«La librería para mi es un gusto tremendo para mi ver que viene alguien a buscar una solución a sus problemas en los libros, sea de salud, psicología, autoayuda, historia.. Más aún cuando son jóvenes. Es una cosa hermosa que se quiera acceder al conocimiento a través de los libros» destacó Molina.