El juez federal Aranda dice que «podría haber más policías implicados»

Sáenz Peña. A la espera de la indagatoria al sargento atrapado con kilo y medio de cocaína, el juez de Sáenz Peña anticipó a la prensa que la organización podría tener más policías implicados.

La causa que tiene al suboficial de la Policía del Chaco Cristian Oscar Roda, de 35 años, detenido por trasladar en una camioneta Chevrolet un kilo y medio de cocaína valuada en 4,5 millones de pesos, podría arrojar novedades.

El juez federal de Sáenz Peña Miguel Aranda, en diálogo varios medios detalló que la «investigación comenzó el 14 de febrero de 2022», en la que se puso bajo el radar de la dirección general de Consumos Problemáticos al sargento Roda, que trabajaba hasta el día de su aprehensión en la comisaría de La Verde, donde se realizó el allanamiento en la casa de la novia del imputado, y aparte del secuestro de tres celulares en ese inmueble, también al cuñado de Roda se le incautaron poco más de 90.000 pesos cuando llevaba el dinero en otra camioneta.

«No hay indicios de personas del entorno del policía que tengan que ver con el narcotráfico, pero el cuñado no puedo acreditar la procedencia de los 90.000 pesos y eso fue secuestrado: si justifica que es de él, le será devuelto», aseguró a este diario el magistrado federal.

Por lo que sacó de todas sospechas a la pareja de Roda y a sus padres, a los cuales se les allanó la finca y se les retuvieron dos autos.

«El 14 de febrero comenzó la investigación, la documentación y dispositivos deben analizarse para ver qué se encuentran en los mismos, pero siempre cuando se peritan los celulares aparecen datos que serán investigados».

Aranda dejó una advertencia sobre el avance a futuro de las pesquisas que buscarán desenmarañar la procedencia de la cocaína y quiénes integran la organización narcocriminal: «La investigación apunta que podría haber más integrantes de fuerzas de seguridad implicados».

Aranda sostuvo que «esta gente se manejaba con mucha reserva, tenían muchos medios, vehículos importantes para los sueldos que hablamos de un policía, eso llamó la atención a los agentes de Drogas de Villa Ángela, donde comenzó la investigación» .

Y consideró que «el sargento quería trasladar la droga a Resistencia e iba uniformado, pero el arma reglamentaria estaba en la casa de los padres y eso es lo llamativo, vaya uno a saber por qué no tenía su pistola» .