• Home »
  • Política »
  • El negocio de los movimientos sociales: Acusan a Juan Aguirre de ser empleado estatal y no trabajar

El negocio de los movimientos sociales: Acusan a Juan Aguirre de ser empleado estatal y no trabajar

Sáenz Peña. Hace unos días la agrupación conducida por Aguirre, hombre encolumnado a Quintín Gómez, tuvo un altercado con la Policía en la ruta. Desde esferas justicialistas dicen que Aguirre y otros debieran estar trabajando y no haciendo piquetes. Anarquía en el Gobierno?

En el momento de la refriega y enfrentamiento, donde también hubo policías heridos, «Juancito» el líder del grupo se escondió y dejó a sus dirigidos solos.

Según esta Agrupación firmaron hace un tiempo un convenio con el Ministerio de Infraestructrura para el mantenimiento de las escuelas y hace cuatro meses que no cobran un peso. «Ese es nuestro único reclamo”, decían. 

Aguirre forma parte de la estructura del Movimiento Social que lidera el piquetero Osmar “Quintín” Gómez que ocupaba el cargo de subsecretario de Participación Ciudadana en el Ministerio de Desarrollo Social y el Gobernador Peppo echó porque protagonizó un corte de calle en contra del mismo Gobierno al que representaba, onda juez y parte.

Ahora desde esferas justicialistas advierten que tanto Juan Aguirre, Mirta García y Julio Encina, desde hace años son personal de planta del Ministerio de Desarrollo Social y en vez de cortar calles o ritas tendrían que estar prestando servicios en el CIFF N°2 Ex Casa del Sol. «Años de no trabajar. Una Verguenza» menciona un mensaje que llegó a estar redacción para ventilar el caso de este puntero político insaciable que consiguió el pase a planta de manos del ex director del Banco Oscar Raffín y su esposa Mónica Kussi.

Al margen de como Aguirre y compañía pasaron a planta, hoy la responsabilidad y falta de control de que este prestando servicio como debería es del mismo gobierno provincial lo que demuestra la ausencia total de estructura gubernamental en un Estado (anarquía) especialmente en los controles. 

Aguirre, que dice ser director de una escuela de gestión social, otro invento del Gobierno, tiene varias acusaciones de utilizar a la gente para beneficio propio e incluso pedir «colaboración» para sostener su agrupación.