• Home »
  • Saenz Peña »
  • El productor Vicente Tornosky mandó a un empleado a arar el aeropuerto para sembrar a metros de la pista de aterrizaje

El productor Vicente Tornosky mandó a un empleado a arar el aeropuerto para sembrar a metros de la pista de aterrizaje

Sáenz Peña. Insólitamente un trabajador rural identificado como Eduardo Fernández fue sorprendido arriba de su tractor y un arado en el aeropuerto, y ante la policía dijo que seguía órdenes del señor Vicente Tornosky. Aseguraban que «tenían autorización de gobernación para trabajar en el lugar».

Un hecho muy raro aprovechando la inactividad del aeropuerto de la ciudad se dio cuando un trabajador estaba arando tierras a metros de la pista de aterrizaje, para explotación agrícola, pero se les presentó la policía y funcionarios del gobierno y detuvieron los trabajos ilegales de agricultura que realizaban en el predio del mencionado lugar.

El extraño hecho sucedió en la mañana de ayer, en el cual un tractor tirando un arado de grandes dimensiones, estaba roturando una buena parte del espacio que comprende el predio del aeropuerto.

Al ser consultado el chofer de la pesada maquinaria, Eduardo Fernández, dijo que había sido mandado por su jefe para trabajar en las tareas de arar el lugar con fines de siembra.

Al ser paralizado los trabajos, por orden policial y donde además los efectivos estuvieron acompañados de funcionarios del gobierno provincial, a los pocos minutos se presentó un agricultor Vicente Tornosky, quien, tras identificarse dijo que había pedido permiso para sembrar en el lugar, y que le habrían permitido. Aseguraba que «tenía autorización de gobernación para trabajar en el lugar», según el parte policial. Pero no pudo demostrarlo.

Se presentaron en el predio el gerente de Seguridad Operacional de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), quien tuvo que arribar desde Resistencia, el funcionario provincial Mauro Flores, y el jefe de Aeródromo de Sáenz Peña, quienes manifestaron que el amplio predio no se encontraba autorizado para la explotación agrícola, por lo cual se solicitó al peón y a su patrón que se retiren del lugar, quienes antes de irse insistieron que tenían autorización de la gobernación.