• Home »
  • País »
  • “Es muy extraño que vayan a Plaza de Mayo a festejar la derrota”, dijo Rodríguez Larreta

“Es muy extraño que vayan a Plaza de Mayo a festejar la derrota”, dijo Rodríguez Larreta

Buenos Aires. El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró que el resultado de las elecciones 2021 en todo el país no deja lugar a dudas: “Nosotros ganamos y ellos perdieron, no hay otra interpretación”. Y cuestionó que el oficialismo mañana se movilice a Plaza de Mayo porque no tiene nada que festejar.

Fue durante una conferencia de prensa junto a la ministra Soledad Acuña realizada en una escuela de Palermo, donde anunciaron que los niños de hasta tercer grado ya no deberán usar tapabocas en las escuelas.

El alcalde porteño habló casi exclusivamente de la elección del domingo y se encargó de hacer hincapié en la victoria del espacio opositor, tal como hicieron ayer los referentes de la coalición luego de la reunión de la mesa nacional: “Ganamos ampliamente con dos millones de votos más que el oficialismo y más de 9 millones de votos. En 2019 habíamos perdido la provincia de Buenos Aires por 14 puntos y hoy la ganamos. Lo mismo en Córdoba, Mendoza, Santa Fe y Entre Ríos. 13 de 24 provincias con el 42% a nivel nacional. Llevamos tres elecciones con más del 40%”.

Asimismo, destacó que se cumplió el objetivo de ganar los cinco senadores y “quitarle el quórum automático a Cristina Kirchner”. Sumado a esto, dijo que habrá “una mayor paridad en Diputados” y que hay que esperar al escrutinio definitivo para saber cómo quedará la relación de fuerzas en la Cámara baja.

“El domingo ganaron todos los argentinos que expresaron que quieren un cambio y dijeron basta. Que quieren educación, trabajo, seguridad como prioridad, desarrollarse, que sus hijos vivan y progresen en la Argentina. En todas las provincias vimos esa esperanza”, sostuvo Larreta.

A la hora de las preguntas, el jefe de Gobierno ratificó estos dichos pero también expresó su preocupación por la actitud del Gobierno ante la derrota: “Lo que me preocupa es que uno hubiera esperado que el Gobierno escuche el resultado de la elección. Cuando salen a decir que ganaron me preocupa muchísimo porque es como que no entendieron o entendieron y nos mienten, que no van a hacer una corrección, que es lo que la gente pidió, un cambio de rumbo. Tienen que aceptar la derrota para cambiar el rumbo. Desde los datos no hay mucho que discutir”.

Luego, el dirigente fue consultado por la frase de Mauricio Macri sobre una transición, pero contradijo al ex mandatario y se refirió a la convocación al diálogo de Alberto Fernández: “No hay ninguna transición, tenes un gobierno elegido hasta diciembre de 2023. Todavía no vimos los proyectos del Presidente. Todo se va a dar en el Congreso, que es donde corresponde”.

“Conmigo no se comunicó nadie. Todo el diálogo debe darse en el congreso. En la campaña enumeramos un montón de proyectos en términos educativos, en términos de seguridad, los cambios al código procesal penal para que no haya más la puerta giratoria, en términos de empleo para fomentar el primer empleo en los más jóvenes”, agregó.

Sobre el final, Larreta cuestionó la marcha de mañana por el Día de la Militancia en la que el Gobierno se mostrará unido luego de los comicios con importante presencia de todos los sectores del Frente de Todos, incluidos la CGT y los movimientos sociales: “Me resulta extraño que vayan a festejar una derrota. Me preocupa porque eso supone no reconocerla y que no van a cambiar, cuando la gente le pidió a los votos que cambien el rumbo, que basta de inseguridad, que basta de escuelas cerradas, que se trabaje en un plan económico. Uno tiende a pensar que no lo van a cambiar. Esa es la gran preocupación, que no cambien. Me preocupa lo que viene después. La gente gritó por un cambio”.

Cruce por la agenda de Diputados

El interbloque de Juntos por el Cambio emitió un comunicado muy duro en contra de las intenciones del oficialismo en la Cámara baja, acusando al Frente de Todos de querer aprobar iniciativas antes del recambio legislativo del 10 de diciembre: “El viernes de la semana pasada, a horas de iniciada la veda electoral, los diputados nacionales recibimos una agenda de trabajo para el Congreso elaborada por el oficialismo, sin consenso de la oposición, que pretende el despacho exprés de una docena de proyectos. Entre las iniciativas se incluyeron la creación de nuevos impuestos, la creación de más estructura burocrática en el Estado, la suspensión de desalojos, la gestión de neumáticos en desuso, la sanción de una ley de envases, la regulación de la producción del cannabis medicinal. Además, otra cantidad de temas no prioritarios como la institución del día del Día del Amor Maternal o del Lenguaje de Señas”.

“Para poner en tratamiento estas leyes convocan a las comisiones de Legislación General, Recursos Naturales, Salud, Agricultura y Presupuesto, comisiones en las que hemos solicitado a través del art. 109 del reglamento de la HCDN el urgente tratamiento de temas tan relevantes como la ley de alquileres, la extinción de dominio de los bienes provenientes de ilícitos, la exención del IVA a la canasta básica alimentaria, el programa de salud mental para niños, niñas y adolescentes y el tratamiento del Presupuesto Nacional 2022, que desde el 15 de septiembre, cuando fue presentado por el Poder Ejecutivo, el oficialismo en la Cámara se niega a debatir”, continúa la misiva.

La oposición también denunció que el Gobierno busca que se despachen 116 DNUs y por eso convocó a la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo: “Estos decretos que declararon varias emergencias prorrogaron la prohibición de despidos, reestructuraron el Presupuesto, autorizaron la emisión de títulos públicos, impusieron prohibiciones a la circulación y al comercio prorrogando sucesivamente el ASPO durante meses y crearon estructuras en el Estado, fueron sancionados por el Gobierno durante la pandemia para eludir la intervención del Congreso”.

“Nuevamente el oficialismo pretende en trámite exprés, sin escuchar a los sectores y actores que serán afectados por las normas, sin tiempo para el análisis, debate y confrontación de opiniones, dictaminar una agenda absolutamente alejada de las prioridades de los argentinos y, en el caso de los DNU, la ratificación sin debate de todas las decisiones inconsultas tomadas por el Gobierno durante la pandemia”, expresaron.

Y completaron: “Una agenda de trabajo en el Congreso no puede excluir temas prioritarios y urgentes como la economía, la producción, la educación y la seguridad. Queremos un Congreso que se ocupe de los problemas de los argentinos, ese fue el mensaje y el mandato que recibimos de las urnas y que haremos respetar”.