• Home »
  • Chaco »
  • La fiesta mariana por la Coronación Pontificia de la Virgen de Itatí en un tiempo histórico

La fiesta mariana por la Coronación Pontificia de la Virgen de Itatí en un tiempo histórico

Corrientes. En la Basílica solo permitirá la asistencia de pocas personas que sean de la localidad correntina Itatí y quedó suspendida la peregrinación de fieles.

En el 120º aniversario de la Coronación Pontificia de la Virgen de Itatí, la celebración se realizará este jueves de manera virtual debido a la pandemia de coronavirus.

Cabe recordar que Itatí permanece cerrada desde los primeros días de julio y continuará hasta el 20 de julio, lapso que incluye dos fechas de celebraciones multitudinarias en honor a la Virgen, que fueron suspendidas por la pandemia.

Ayer se vivió el último día del triduo preparatorio y, al cierre de esta edición, se hacía una serenata en el santuario, rememorando el tradicional festival de la fe del peregrino, con el que se da la bienvenida a la celebración de la coronación de la Virgen.

Este jueves, habrá misas, con presencia de hasta 20 feligreses oriundos de Itatí, a las 6.30, 8, 9.30 y 11. En tanto que a las 19 será la celebración eucarística central, presidida por el arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, que podrá seguirse por redes sociales, radios y canales de televisión.

LA HISTORIA DE LA CELEBRACIÓN

El Santuario de Itatí, es uno de los más importantes de América. Cada año alrededor de 2 millones y medio de fieles, no sólo de Argentina, sino también de otros países sudamericanos, se dirigen a la gigantesca Basílica a dar testimonio de su devoción y amor.

La imagen de la Virgen de Itatí recibe la corona de manos del obispo Rosendo el 16 de julio de 1900 en el atrio de la Iglesia de la Cruz de los Milagros.

Para la ceremonia de la coronación la imagen es traída desde Itatí a la ciudad de Corrientes por el río Paraná, concretamente hasta el santuario de la Cruz de los Milagros.

En aquellos tiempos Corrientes forma parte de la diócesis de Paraná, razón por la cual el obispo Rosendo de la Lastra y Gordillo se encargaron de los trámites en Roma. El Papa de entonces, León XIII, autoriza la coronación y bendice la corona un año antes, en 1899 durante el Concilio Latincoamericano.

La ceremonia recibe el título de Coronación pontificia justamente por la autorización y bendición del Sumo Pontífice, el Papa León XIII.

Conviene recordar que el culto de la imagen tiene como término la persona de la Virgen María; y que la coronación es un reconocimiento de las virtudes de la Madre de Dios y Madre de la Iglesia.

Con la coronación nosotros sus hijos nos comprometemos: a amarla, a imitar sus virtudes, y a recurrir a su mediación maternal.