• Home »
  • Mundo »
  • Macri pidió mirar hacia adelante, y señaló que se está saliendo de la crisis «respetando las reglas»

Macri pidió mirar hacia adelante, y señaló que se está saliendo de la crisis «respetando las reglas»

Buenos Aires. Durante la cena anual del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), que se llevó a cabo en La Rural, el presidente Mauricio Macri habló ante un auditorio colmado y dijo que el país está “saliendo de la crisis respetando las reglas”. Asimismo, señaló que el Gobierno está llevando adelante “un ordenamiento macroeconómico”.

En un escenario digno de un comienzo de campaña electoral, Macri comenzó su discurso parafraseando a Arturo Frondizi y Raúl Alfonsín, arrancando el primer aplauso de la noche. Además, narró las complicaciones económicas que atravesaron ambos gobiernos y trazó un paralelismo con las dificultades para hacer frente a la inflación y los compromisos de pago con su gestión.

«Estamos atrapados años tras años en los mismos problemas», dijo el gobernante de Cambiemos ante los presentes y agregó que “a cada una de esas crisis usamos siempre las mismas herramientas» lo cual resultó en que «en 50 años fuimos el segundo país que menos creció».

«Estamos saliendo de la crisis respetando las reglas. Lo que estamos llevando adelante es un ordenamiento macroeconómico», resaltó Macri y envió un mensaje a los presentes: «Los escépticos aún tienen dudas. Hoy creo más en todos ustedes que hace tres años y medio atrás».

En un mensaje hacia los inversores y empresarios, hizo autocrítica con respecto a la “ley de leyes”. «El presupuesto que aprobamos es débil porque todavía tiene muchos impuestos. Por eso en 2020 y 2021 tenemos desafíos importantes para alcanzar consensos», dijo.

«Creo en ustedes, pero un país no se construye con un liderazgo. Un país se construye con mil liderazgos, miles de personas comprometidas en lo que hacemos. De eso se trata este desafío. De confiar, de creer, de poner el hombro. Hay mucha gente que espera mucho de líderes como ustedes. Espera que no especulen, que den todo, porque ellos están dando todo. Hace mucho tiempo vienen esperando una generación que cambie esta historia para siempre», indicó el mandatario nacional.

De todas maneras, admitió que es un «momento de enorme incertidumbre política» y que hay «muchos escépticos que tienen argumentos de sobra para decir que la Argentina no tiene arreglo».

En ese sentido, Macri refutó esa teoría al citar algunos ejemplos como el de la energía: «Hace tres años y medio cada día producimos menos energía. Teníamos más cortes de luz y revertimos a que hoy cada hora producimos más y bajamos un 40% los cortes.

¿Eso por qué? Porque generamos un espacio de confianza».

«Nos sentamos alrededor de una mesa los trabajadores, el gobierno, la provincias, las empresas. Y nos pusimos de acuerdo en qué tenía que ceder cada uno para lograr algo mejor para todos», añadió.

Promediando su discurso, hizo referencia a los cuadernos al señalar que «en 40 meses terminamos más de 5000 obras en el país» y que «lo logramos con precios 40% más bajos que en el Gobierno anterior». Allí despertó el segundo aplauso de los invitados.

Posteriormente citó la lucha contra el narcotráfico y señaló: «Recuperamos las fronteras, fuimos avanzando en los rincones del país. 60 mil presos por narcotráfico en tres años y medio. Bajamos las homicidios, los robos de autos, los secuestros. ¿Por qué? Porque generamos un espacio de confianza con las fuerzas de seguridad. Y ellos confiaron en nosotros, en que los íbamos a respaldar en su tarea».

Asimismo, se refirió a la educación al calificarla como «lo más importantes en términos de futuro».

«En 2016 (las pruebas Aprender) nos dieron muy mal y convocamos a docentes y directivos a capacitarse en Lengua. En 2018, 8 de cada 10 alumnos de todas las provincias dieron el mismo resultado: notas positivas en Lengua. Esto significa que se puede, que podemos tener este instrumento tan importante y único en la igualación de oportunidades», añadió.

En ese sentido, explicó: «Los directivos confiaron en que no queríamos bajar una línea ideológica sino buscar un mejor futuro para nuestros chicos».

Sobre la situación general de la Argentina, remarcó que «77 de los últimos 100 años se tuvo déficit fiscal, la inflación promedio de los últimos 80 años, sacando las hiperinflaciones, fue 62,6%, y uno de cada tres se tuvo recesión y ocho defaults, el último, el más grande de la historia de la humanidad».

«A cada una de esas crisis y problemas utilizamos siempre las mismas recetas: tipo de cambio fijo, la convertibilidad que al tener que salir trajo la mayor destrucción de empleo, control de precios, atraso de tarifas, cepos, el último entre 2011 y 2015 un suicidio económico. Destruimos 32% de las exportaciones en cuatro años», sostuvo.

Y prosiguió: «Cambiamos reglas de juego, no respetamos leyes y mentimos con las estadísticas, un sistema que tampoco funcionó. Eso provocó que en los últimos 50 años el país que menos creció fue Sudáfrica y el segundo fue Argentina».

Por último, ratificó el rumbo del Gobierno al precisar: «Creo que en esta madurez y decisión de cambio hemos decidido que en el pasado no existe la solución a los problemas. Es la primera vez en décadas que entramos a una crisis con un conjunto de reglas y estamos empezando a salir habiendo respetado las reglas».

«Esto no es más ni menos que lo que hicieron Chile, Perú, Colombia, Paraguay y que justamente lo que estamos llevando adelante es un ordenamiento macroeconómico», concluyó.