No existen controles y los precios siguen subiendo

Sáenz Peña. La leche, uno de los productos de consumo masivo, cada vez más cara. Sigue mostrándose altos precios en las góndolas de los supermercados de Sáenz Peña. Consumidores denuncian abusos en localidades del interior.

La leche, desde siempre uno de los productos alimenticios de importancia en la alimentación familiar, sigue mostrando alto precio en el costo en las góndolas de los supermercados de la ciudad.

El precio de la leche, casi como una costumbre argentina, muestra numerosas variables en sus valores.
Así se desprende de una recorrida por distintos comercios del medio, donde se pudo observar esta situación.

En tanto, consumidores de Avia Terai, Campo Largo, Tres Isletas, Concepción del Bermejo, Pampa del Infierno y Los Frentones, sostienen que los precios de los productos básicos de la canasta familiar se incrementaron en forma desproporcionada y piden que los municipios salgan a inspeccionar los supermercados locales.

Se controla pero igual remarcan

En el caso de Sáenz Peña, más allá que desde el organismo que tiene a su cargo el contralor de los precios de los productos de la canasta básica se informó oportunamente no haberse encontrado incumplimiento en el programa de precios máximos impuesto por el gobierno nacional, no es lo que está en valoración en esta nota, lo cierto y concreto el del precio de la leche es una de las cuestiones apuntadas por los consumidores al salir de los supermercados, donde hacen notar esta realidad.

La gente se queja

“No entiendo por qué suben y suben, me parece que hay abusos”, se quejó Marcela Cárdenas, una docente del barrio Mitre a la salida de un céntrico supermercado de la Ciudad Termal.

Las quejas por la suba de este y otros productos de consumo masivo que integran la canasta básica durante el aislamiento preventivo en la emergencia por COVID-19, más allá que técnicamente de acuerdo a lo expresado por autoridades, no existan violaciones a los precios máximos establecidos, aunque se advierte una variabilidad de precios en esos productos, como en este caso la leche.

Los lácteos

Hoy un litro de leche cualquiera de los tipos de presentación, cuesta cerca de 50 pesos y a partir de allí, arranca la variación de acuerdo al tipo o marca, el comercio o cual sea la oferta del día.

El precio arranca en los 47 pesos y puede escalar a entre 80 y 85 pesos de acuerdo a la marca, tipo de envase o cualidades nutritivas que brinda su consumo.

Hoy, el litro del producto de una marca de las más reconocidas y de calidad tiene un valor promedio de $ 55 pesos como la Ilolay u otras marcas tradicionales. Este segmento, hasta no hace mucho tiempo, tenía un valor de entre 36 y 38 pesos y hoy su costo trepó a los valores enunciados.

Ese precio puede llegar hasta los 60 en otras marcas del mismo segmento y llegar hasta más allá de los 75 pesos en el caso de la que viene con presentación de botellones plásticos de primera marca, dependiendo de donde se la adquiera.

En los barrios, más de 80 pesos

Ese es el panorama en los supermercados más importantes, pero adentrarse a los barrios puede generar que el golpe al bolsillo sea aún mayor, y los precios pueden dispararse aún más.

En ese sentido, consumidores advirtieron que en promedio “el litro de leche puede conseguirse entre 65 y 70 pesos, en marcas intermedias” y si se trata de buscar de alguna marca de primer nivel un litro puede llegar a pagarse hasta 85 pesos” indican.

La leche en polvo, por las nubes

El precio de la leche en polvo también ha sufrido el impacto del incremento de los precios y la presentación de 800 gramos puede comercializarse hasta los 455 pesos.

El precio promedio está por encima de los 300 pesos y el costo de acuerdo a los beneficios que puede brindar su consumo, puede situarse en ese precio de poco más de 450 pesos, consiguiendo un precio mayorista, es decir adquiriendo tres unidades o su múltiplo.

Fuente: Norte