• Home »
  • Política »
  • “No refleja la realidad socioeconómica que vive el Chaco”, dice Peche del Presupuesto

“No refleja la realidad socioeconómica que vive el Chaco”, dice Peche del Presupuesto

Resistencia. El titular del interbloque Cambiemos, Carim Peche, sostuvo que «presenta importantes diferencias» que se traduce en «un superávit irreal». 

En sesión extraordinaria llevada adelante este miércoles, diputados de Cambiemos solicitaron la vuelta a comisión del Proyecto de Presupuesto Provincial 2019 por considerar que las estimaciones proyectadas en el mismo, “no reflejan la realidad socio económica de la provincia”.

Superávit irreal
Peche fundamentó tal decisión al decir que, “el proyecto de Presupuesto 2019 enviado por el gobierno provincial presenta, a simple lectura, importantes diferencias entre las estimaciones proyectadas a saber: prevé un total de gastos de $ 81.963.106.000, un total de recursos de $ 81.974.506.000, de lo que surge un superávit financiero de $11.400.000″.

Destacando que el Ejecutivo, a su vez, “solicita autorización para emitir Letras de Tesorería por hasta un monto de pesos $ 1.200.000.000 millones de pesos, o su equivalente en moneda extranjera, ‘…con destino a cubrir deficiencias estacionales de caja..’. Por lo tanto, el superávit” previsto no es real”.

“Otro dato que anuncia que el superávit considerado no será tal, es que no hay partidas reservadas a incrementos salariales; tampoco estimaciones inflacionarias ni de tipo de cambio”, destacó Carim Peche.

A mayores ingresos, más gasto y menos inversión
El jefe de bloque de Cambiemos también explicó que, “analizando en detalle el gasto, por finalidad y función, vemos como a mayores ingresos, más egresos y menos inversión:

Gasto Público: Observamos que el gasto total presupuestado es un 32.92% mayor al considerado en el ejercicio anterior, a contrapelo del compromiso asumido en la firma del Pacto Fiscal de reducir el gasto improductivo”

Educación: Ha descendido en un punto porcentual lo destinado a este sector, respecto de años anteriores, con 26.6%. Muy lejos está la provincia de destinar el 33% de partida presupuestaria tal como lo dispone el artículo 83 inciso 1 de la Constitución Provincial.

Salud: Al igual que en Educación, ha descendido un punto lo destinado a este sector en comparación con años anteriores. De 9.2% en 2019 se destinará un 8.2%.

Asistencia social: En este rubro notamos con preocupación un brusco recorte en las partidas asignadas a atender los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. De un 3.3% de años anteriores, en 2019 se destinará un 2.5%

Servicios Sociales: Partidas complementarias destinadas a educación, salud, producción o viviendas, también presentan un fuerte recorte al pasar del 44.3% a un 41.7%

Servicios Económicos: Los que comprenden las acciones de apoyo a la producción de bienes y servicios significativos para el desarrollo económico: energía, combustibles, comunicaciones, transporte, medio ambiente, agricultura, industria, comercio y turismo. También se desprende del análisis una baja en los recursos destinados a atender estas necesidades. De un 7.5% se reduce a un 5%.

Recursos
“Si tenemos en cuenta que los recursos coparticipables nacionales de transferencia automática que recibirá la provincia en el 2019 resultan aproximadamente un 43%, superiores a los del presupuesto aprobado para el 2018 $57.535.022.000. Y, a su vez, el presupuesto 2018 reflejaba un incremento del 41% de ingresos coparticipables respecto del período anterior. Esta condición no se ha visto reflejada en mejoras en materia de salud, educación, seguridad, servicios públicos.

Mucho menos en mejoras salariales a los trabajadores públicos a los que en los últimos años se les ha otorgado incrementos del 10% en cómodas cuotas, quedando absolutamente desfasado frente a los indicadores inflacionarios. En el caso del sector docente, la mejora salarial ha quedado muy por debajo de la general, ya que en 2017 se les ha otorgado un 7.5%”

Empleo público: botín político
El crecimiento del empleo público es otro dato preocupante. Según un informe del Ministerio de Hacienda de la Nación, Chaco es la provincia en la que más creció, un 110% en los últimos 10 años: Entre 1995 y 2007 la planta de empleados pasó de 40.511 a 43.842, es decir que en 12 años solo ingresaron al estado 3.331 agentes.

De 2007 a la fecha la cantidad de empleados ingresados alcanza los 90.000 agentes, y queda claramente demostrado que se ha utilizado la caja de la provincia como botín de la política.

Como ejemplo, solo basta recordar los vergonzosos pases a planta de funcionarios provinciales: el ex ministro de Gobierno, Diego Bernachea, actual intendente de Presidencia de la Plaza; el ex ministro de Desarrollo Social, Juan Manuel Chapo, hoy concejal de Resistencia, o el ex subsecretario de Seguridad Vial de la provincia, Emilio Goya, por mencionar algunos.

En este punto queremos remarcar que tener más empleados públicos no es algo negativo en sí mismo siempre y cuando el criterio de ese incremento responda a la necesidad de brindar una mejor calidad de los servicios públicos que presta el Estado, respetando la carrera administrativa. Ninguno de esos principios se vienen cumpliendo.

El único criterio utilizado es el de hacer política partidaria con el dinero de los chaqueños. Dinero que falta para aumentar salarios, equipar hospitales, garantizar seguridad, construir viviendas, etc., etc.

Fiduciaria: Caja paralela
Otro dato preocupante son los Fideicomisos administrados por Fiduciaria del Norte, que constituyen verdaderas cajas paralelas.
Los Fondos Fideicomitidos se manejan sin ninguna participación de los organismos de control. Hemos tenido sobrados ejemplos de esta discrecionalidad a la que hacemos referencia; como los casos de irregularidad en gastos en publicidad que alcanzan los $430.000 por día en una provincia, en las que las necesidades básicas no son atendidas.

Producto de lo que consideramos un sistemático desmanejo del dinero público en los últimos 10 años, es que tenemos una provincia paralizada: paros en salud, paros en educación, de los últimos tres años uno completo se ha perdido por reclamos no atendidos. Las empresas de servicios públicos, como Secheep y Sameep, absolutamente quebradas, desfinanciadas, pese a tener uno de los cuadros tarifarios más elevados del país e inseguridad creciente.

Por todo lo expuesto es que no podíamos acompañar este presupuesto tal como estaba presentado, por lo que solicitamos su vuelta a la Comisión de Hacienda a fin de que sea revisado y eventualmente rectificado. Lamentablemente la mayoría oficialista logró aprobar una Ley que a simple vista no brindará una mejor calidad de vida a los chaqueños”, destacó Carim Peche.