Los gimnasios al borde de la quiebra y cierre piden trabajar con grupos reducidos

Sáenz Peña. Hugo Pacheco, titular de Bestia de Carga, explicó en Radio La Red la situación de al menos 40 lugares de este rubro. «Pedimos flexibilizar nuestra actividad con los cuidados y aplicación de protocolo», dijo y señaló que «muchos van a cerrar y jamás volverán a abrir sus puertas».

«Tenemos un grupo de 40 chicos, con aparatología, crotfits, trabajos al aire libre con modalidad de gym, y todos están con muchas complicaciones por esto que estamos viviendo, por eso pedimos a las autoridades contemplar nuestra situación de manera especial, ya que muchas familias dedicadas a la actividad física, profesores personales, profesores de educación física dependen de esto», dijo Pacheco.

«Pedimos flexibilidad y establecer un protocolo que nos permita trabajar con grupos reducidos de gente; podemos establecer turnos con hasta 10 personas y en algunos casos con menos metros cuadrados con 5», dijo, y señaló: «hemos presentado la inquietud al intendente, al gobierno municipal y esperamos tener una respuesta rápida».

«Hay profes de educación física que trabajan a comisión, en mi caso son al rededor de cinco, pero hay distintas actividades en los gimnasios y mucha gente que dependen de los locales», señaló el titular del gimnasio que funciona en el edificio del Centro Democrático, en el 2do Piso, y mencionó un duro golpe económico por el parate debido a la inactividad. «Hay fuertes e importantes gastos fijos que no se podrán cumplir, en muchos casos los chicos afrontan de energía electrica entre 5 y 7 mil pesos, agua en botellones caso 10 mil pesos, seguro y servicio de ambulancia, alquiler al rededor de 35 mil pesos, impuestos, monotributo, ATP, entre otros. Muchos no podrán resistir y no abrirán más si no se hace algo ahora».