Abogados litigantes festejan su día

Sáenz Peña. La fundación en formación llamada “Soldados Anónimos por la Justicia Independiente” y los Jóvenes Litigantes del Chaco dieron a conocer sus posturas respecto a la Justicia en el marco del Día del Abogado que se celebra hoy.

El escrito dice:

En vísperas del día del abogado, día en el que también recordamos al gran Juan Bautista Alberdi, los integrantes de “Soldados Anónimos por la Justicia Independiente” (fundación en formación) y la “Comisión de Jóvenes Litigantes del Chaco”, queremos expresar públicamente nuestras alegrías y convicciones.

En estos tiempos de pandemia y parálisis momentánea de la administración de justicia, renació en nosotros el orgullo de ser abogado litigante, porque es fácil ser abogado: lo difícil es ser abogado litigante.

El abogado litigante es conocedor como pocos de la administración de justicia, pero es también como pocos el conocedor de un perspicaz realismo y de un severo control entre el puro ideal de la doctrina judicial, la política legislativa y las posibilidades de la realización práctica.

Esa condición del abogado litigante, llevó al recordado Héctor Lafaille, a acuñar una sugerente calificación, que nos ha inspirado a denominar así a nuestra agrupación: «el abogado es el soldado anónimo de la jurisprudencia”, queriendo dejar en claro una realidad silenciada: en la mayoría de las ocasiones, las construcciones jurisprudenciales obedecen más a las ideas del abogado litigante que a la creatividad del juez.

Por eso, nuestra contribución a la administración de justicia es poco visibilizada por las asociaciones intermedias que nos nuclean, vacías de contenido por estar en manos de abogados que no son litigantes.

De modo que es fecha propicia para expresarnos, ya que esa contribución de los escritos y razonamientos de los abogados litigantes, expuestos en los procesos judiciales para iluminar la correcta solución del caso desde lo jurídico o lo fáctico, debe ser reconocida por la sociedad.

Pero nuestro orgullo reverdecido y nuestra unión no ha sido espontáneas: la adversidad de este año nos hizo ver cómo las instituciones que nos nuclean se encontraban vaciadas de contenido, sin estar a la altura de las apremiantes circunstancias, convertidas en devaluados espacios conformados para promover ambiciones personales, y crear tan sólo una ilusión de institucionalidad, con la que se nos intentó hacer creer que nos encontrábamos representados, con intervenciones asimilables a vituperaciones ante organismos jurisdiccionales deslizando una misoginia incomprensible, o copiando ideas de otras agrupaciones, o con la colocación de un busto parecido a algún prócer o una placa recordatoria, pero dejándose de lado la defensa real de los intereses de los abogados.

De modo que no nos quedó otro camino que unirnos y fortalecer nuestros lazos, porque somos abogados litigantes, a diferencia de aquellos que institucionalmente nos conducen.

Ante la aridez de contenido en las instituciones que nos nuclean, advertimos la necesidad de crear espacios en los que se debatan ideas que inicien procesos de diálogo con el Estado y la sociedad. Pues tenemos la convicción de que el derecho es una instancia de diálogo reglado, y en esos espacios en los que nos reunimos generamos propuestas que mejor responden a la dignidad de la persona humana, al bien común y al afianzamiento de la justicia, desde nuestra perspectiva: la perspectiva del abogado litigante.

Por último, como padecemos el sistema al igual que los justiciables, nuestra la lucha es por la justicia, pero no cualquier justicia, sino una justicia independiente y con alto grado de transparencia, ya que sólo una justicia con esas características, permitirá reconciliar la administración judicial con la ciudadanía, interpretando adecuadamente las necesidades sociales e interviniendo activamente en las transformaciones sociales.

¡FELIZ DÍA, COLEGA LITIGANTE!

SOLDADOS ANÓNIMOS POR LA JUSTICIA INDEPENDIENTE Y COMISIÓN DE JÓVENES LITIGANTES DEL CHACO.