Descontrol por una entrada: amontonamiento, teres compartidos y sin barbijo

Sáenz Peña. Al menos un centenar de personas hacìa cola en calle 14 y 41 para obtener una entrada para la fiesta del 31. Ningún protocolo se aplicaba, ninguna autoridad controlaba nada. Sáenz Peña volvió a ser la de siempre.

La imagen es elocuente. Este medio y el espacio radial vespertino de LT16 quiso tomar contacto con las autoridades pero nadie atendió llamadas. La Subsecretaria de Gobierno, Inspección General, Transito, Funcionarios Policiales, nadie quiso hablar del tema.

Es evidente que existe un «no controlamos nada» que permite que algunos «empresarios» realicen fiestas sin que nadie les observe el cumplimiento de ningún protocolo, así como en las canchas de futbol de la Avenida 1 o del complejo deportivo de los Veteranos cada fin de semana tampoco hay controles.

Llama la atención la realización de fiestas como las que sucedieron el 25 apenas iniciado el día, donde supuestamente se cumple el protocolo de bioseguridad, algo que es falso ya que no hay controles que puedan exponer que eso sea real.

Desde Padres en la Ruta Antonio Nùñez aseguró que «podríamos haber lamentado varios muertos, tuvimos suerte», en relación al fin de semana largo.

«Algunos quioscos respetan religiosamente los horarios, pero los empresarios que organizan fiestas no lo hacen», dijo a LT16 y agregó que «el distanciamiento y uso de barbijo es inevitable, sino lo usamos y lo hacemos formamos un combo mortal».

Según dijo «en las noches las calles son pistas de carrera, en 12 años nunca se acercó un concejal a ver como trabajábamos y que es lo que sucede en la noche». «Los concejales no saben lo que pasa en las calles», dijo.