Detuvieron a dos policías en un presunto caso de gatillo fácil

Resistencia. Dos policías del Chaco fueron detenidos en la madrugada de este domingo tras la muerte de un joven quien habría robado una moto en Barranqueras.

El presunto delincuente, de 18 años, murió de un balazo en la cabeza. Según el informe policial, el disparo se dio tras un “forcejeo” entre uno de los policías y la víctima mientras intentaban detenerlo. De todos modos, el fiscal de Derechos Humanos, Daniel Turraca, ordenó detener a los uniformados y secuestrar sus armas. La causa aún está caratulada como “muerte dudosa”.

Un presunto caso de gatillo fácil se produjo en la madrugada de este domingo en Barranqueras y dejó como saldo un joven de 18 años muerto. Según se pudo saber  por el hecho están detenidos el agente de policía, Luis Sánchez y el sargento, Jorge Duré.

De acuerdo al informe policial, el disparo se dio tras un “forcejeo” entre uno de los policías y la víctima, quien estaba siendo perseguida por presuntamente haber robado una motocicleta. De todos modos, el fiscal de Derechos Humanos, Daniel Turraca, ordenó detener a los uniformados y secuestrar sus armas. La causa aún está caratulada como “muerte dudosa”.

Todo se originó pasadas las 1.30 de la madrugada del domingo, cuando comenzó la persecución de tres sujetos que habrían robado horas antes una moto Corven 110 cc en calle Pirovano Nº 5085, en Barranqueras.

En el operativo, uniformados de la comisaría de Vilelas lograron detener a uno de los buscados. Cuando lo subían al móvil policial para trasladar, el agente Luis Sánchez y el sargento Jorge Duré, volvieron corriendo hasta el lugar y comentaron que había un joven con una herida de bala en la cabeza. La víctima se llamaba José Luis Martínez, tenía 18 años y estaba tirado en un charco de sangre en calle Bolivia al 469.

El informe policial sostiene que “de averiguaciones practicadas este sujeto se estaría dando a la fuga con una motocicleta marca Corven, la cual habría sido sustraído en horas más tempranas, por Diagonal hasta llegar a calle Bolivia donde es alcanzado por uno de los empleados policiales que lo seguía. Este sujeto intento sacarle su arma reglamentaria de su cartuchera y en el forcejeo se produjo un disparo de arma de fuego, cayendo este individuo al suelo”.

Al lugar arribaron el fiscal 6, Roberto Villalba junto con el ayudante fiscal Juan Bejarano. Tras interiorizarse de lo ocurrido manifestó que daría intervención al Gabinete Científico y al fiscal de Derechos Humanos Daniel Turraca. Pasadas las 4, Turraca ordenó que se detenga a los policías Duré y Sánchez y que se secuestren sus respectivas armas reglamentarias.

A pesar de tener una herida en la cabeza (a la altura de la ceja) con pérdida de masa encefálica, el joven Martínez llegó con vida hasta el hospital Perrando. Agonizó dos horas hasta que murió pasadas las 4. La causa quedó caratulada como “muerte dudosa”.