Diputados votaron un «paraguas» productores agropecuarios

Resistencia. La iniciativa impulsado por Nikisch salió por unanimidad. Alcanza también a cooperativas que desempeñen su actividad en las zonas declaradas en emergencia o desastre agropecuario.

Impulsada por el titular del Bloque Somos Parte Roy Nikisch, el parlamento respaldó por unanimidad suspender por el término de trescientos sesenta y cinco días, los reclamos fiscales provinciales y municipales, sean estos administrativos o judiciales, el secuestro y remate de bienes decretados en los procesos de ejecución de sentencias y demás causales establecidas en el articulado de la presente ley, contra los productores agropecuarios y sus cooperativas que desempeñen su actividad en las zonas declaradas en emergencia o desastre agropecuario, como una manera de dar protección hasta tanto puedan salir de esta situación.

En los fundamentos que dieron origen a la sanción legislativa el diputado Nikisch señala que “las abundantes lluvias ocurridas en el pasado mes de enero ocasionaron graves daños en todo en el entramado social y económico provincial, particularmente en el sector productivo, las explotaciones agropecuarias han sido muy afectadas por los excesos hídricos que llevo al Ejecutivo provincial por sugerencia de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, a dictar el Decreto Nº 256/2019 que declara la emergencia y/o desastre agropecuario en la totalidad del territorio provincial, para las actividades de agricultura, ganadería, sector forestal, apícola, turismo rural y otras”.

Al respecto precisa que “lo que nos referencia esta situación es el gran impacto económico negativo en estas actividades y las dificultades de afrontar compromisos asumidos, lo que amerita, y así lo solicitaron los sectores económicos y productivos en la reunión ampliada de la Comisión de Emergencia Agropecuaria en presencia de autoridades provinciales, tanto del Ejecutivo como del Legislativo, de contar con un instrumento legal que suspenda por el término de trescientos sesenta y cinco días, los reclamos fiscales provinciales y municipales, sean estos administrativos o judiciales, el secuestro y remate de bienes decretados en los procesos de ejecución de sentencias y demás causales establecidas en el articulado de la presente ley, contra los productores agropecuarios y sus cooperativas que desempeñen su actividad en las zonas declaradas en emergencia y/o desastre agropecuario, como una manera de dar protección hasta tanto puedan salir de esta situación”.

Para concluir destaca que “la realidad del sector productivo, en especial en los departamentos declarados en desastre agropecuario, es de extrema gravedad, lo que obliga a plantearnos la necesidad de sancionar esta norma”.